juan guillermo tejeda

PUBLICITY

Posted in kunst by jgtejeda on marzo 24, 2010

Informa la Vanguardia, de Barcelona: El viaje de dos piezas de hierro en un iceberg ___Un artista holandés coloca dos esculturas en el Ártico para denunciar los efectos del cambio climático ___ El pasado 20 de marzo, el artista holandés Ap Verheggen y su equipo depositaron, con un helicóptero, dos enormes esculturas de hierro ondulante sobre un iceberg para mostrar al mundo los efectos del inusual calor invernal en Uummannaq, un poblado Inuit (esquimales) situado al noroeste de Groenlandia ____  (hasta ahí la nota periodística) :::  los artistas de hoy se han convertido en publicistas, y en lugar de obras de arte (¿nos acordamos aún de eso?) producen campañas. El motivo puede ser cualquiera que guste  (ojalá algo exótico) y capaz de generar efectos mediáticos (cambio climático, maltrato a los animales, consumismo, inequidad social, muerte, violencia, erotismo duro, política, patrimonio, leyendas) aunque por lo general se procura entrar en temas de amplia audiencia publicables por medios de cualquier color político. Se sigue un poco el patrón que estableció Benetton en los 90. El producto final es no el cambio climático ni cualquiera otro asunto (del cual el artista-activista se zafa rápidamente), sino la gloria y fama del propio creador.

HOSTILIZANDO A TRANSANTIAGO

Posted in pillo by jgtejeda on marzo 6, 2009

transantiago

La campaña publicitaria de Transantiago ha sido objetada por diputados de la UDI, según los cuales no es correcto usar dinero de todos los chilenos para estas cosas. Se equivocan en profundidad, porque toda empresa, organización o servicio debe cuidarse de tener una imagen pública y entenderse con sus usuarios reforzando los aspectos positivos de su actividad. Sobre todo, si como Transantiago, sirve a casi 6 millones de usuarios. Es una de sus obligaciones, y así se hace en todo el mundo. Hace unos años también la UDI objetó el cambio de logo del Banco del Estado de Chile, hoy Bancoestado, y llegó con su reclamo hasta el Tribunal Constitucional. Una tontería fuera de lugar. Una memez. Los servicios públicos deben ser modernos. Es difícil que lo sean si hay diputados (pagados con dinero de todos los chilenos, cuyas campañas publicitarias para ser elegidos son ostentosas) que sistemáticamente se empeñan en hostilizar su funcionamiento. Este detalle muestra el doble rasero mediante el cual por una parte se ponen trabas y por otra se exige eficiencia. Aparte que la campaña está muy bien hecha.

EMOTIVA Y PERVERSA TELETÓN

Posted in enredillo by jgtejeda on diciembre 3, 2008

0932

(POR JGT, HOY EN EL PORTAL TERRA)  Cumplió la meta nuevamente este año la veterana Teletón, con don Francisco a la cabeza de un elenco estelar y farandulero. Con 16.589.850.127 millones de pesos recaudados, se superó en más de tres mil millones la cantidad prevista. Nacido en los peores años de la dictadura, el masivo evento cumplió tres décadas, y desplegó, como siempre, su perversa mezcla de valores y antivalores.

Valores: ayudar a los desvalidos, en este caso los niños con discapacidades, que sufren de graves carencias, y que gracias a la fundación Teletón logran una vida digna. No es poco, y es una obra hermosa, en estos momentos indispensable. Adicionalmente, logra don Francisco congregar transversalmente a una chilenidad cada vez más apática y desmembrada. La Teletón hace vibrar al público sea repletando el Estadio Nacional, o en casa a través de la televisión.

Antivalores, quizá muchos más: la Teletón es, antes que nada y a primera vista, el triunfo de la fealdad, de la ordinariez en los disfraces, pelucas y chistes, de la vulgaridad en los gestos, del mal gusto en los personajes, en fin, ese mundo de utilería payasera y de doble sentido que don Francisco ha sabido convertir exitosamente en un referente nacional exportándolo incluso a Miami, y que como casi todos los circos no es solamente feo, sino que juega permanentemente con la maldad, la burla, el ridículo, la vanidad, la ambigüedad sexual, el entusiasmo, la sensiblería, el aplauso y la emoción. En ese espejo deformado por la diestra mano del animador se contempla el país desde hace ya demasiado tiempo.

Es también la Teletón una derrota de las instituciones sociales, la humillación pública de una sociedad incapaz de ofrecer a los niños discapacitados otro horizonte que el de la caridad a punta de shows. En Chile, si tienes pocos años y vas en silla de rueda -niño, niña- has perdido tus derechos, y ojalá que alguien haga una donación, porque en esta tierra cruel, ese es el mensaje, cada cual se las arregla como puede. Las donaciones no son hechas por manos generosas y discretas, tampoco resultan de un acuerdo nacional sobre el tema, sino que brotan con chulería desde unos seres que plantan la cara y el nombre y el logo durante mucho rato en la televisión a la vista de todos, y desde unos bancos que esta vez al año son buenos después de ser malos los otros 364 días.

Ante la Teletón cuesta recuperar la sensatez. Nos tiene hipnotizados don Francisco, y hemos llegado a creer que el único medio para garantizarle una vida digna a esos niños discapacitados es montar cada año este show farandulero y exhibicionista. La fórmula viene en un kit siniestro, y lo tomas o lo dejas. O estás a favor de ayudar a los niños y entonces aplaudes la Teletón, o estás en contra de la confusa cruzada de Mario Kreutzberger y por tanto pretendes perjudicar a los niños discapacitados y que el cielo te maldiga. El dinero aparece cada año -o sea existe, está allí- pero no se puede recaudar de manera organizada y legal, no: para que aparezca el billete hay que reír y bailar y aplaudir y donar y saltar y exhibir marcas bajo la huasca farandulera del veterano comunicador de pelo oscuro.

Nadie se atreve, pues, a objetar nada pese a que una sensación rara nos embargue. En primera fila, lamiendo la suela del evento, nuestros políticos, encabezados por la presidenta y sus ministros o ministras, apoyando, aplaudiendo con buen humor y entusiasmo a esos presentadores y humoristas que por lo general no sólo tienen la peor idea de ellos sino que se dedican a convencer al país completo de que la política es una actividad miserable y los políticos una sarta de corruptos e ineptos. No sabe uno si esos rostros de la vida pública están en primera fila como rehenes o como seguidores. La Teletón es cruel, no deja espacio para disentir: es preciso ser teletonista o exponerse a los peores castigos del cielo y de la tierra.

Durante los días de la Teletón el presidente de la república parece ser Mario Kreutzberger, y sus ministros la Bolocco, Kike Morandé o Sergio Lagos, en tanto que las empresas se las dan de ministerios. Disponen de una cadena nacional de televisión con la que las auténticas autoridades no se atreven ni a soñar. Y las figuras símbolo de la juventud o de la gente de la calle son millonarios como el pintoresco Farkas, o el sorprendente Nazar. El ambiente republicano ha sido suplantado por un baile de marcas, campañas publicitarias, promoción, y dinero crudamente traído y llevado por modelos despampanantes. Money, muslo, logo, ordinariez, aplauso, luces. Y al fondo de la conciencia de todos, esos niños.

Quisiéramos algunos un país donde la diversión dionisíaca y orgiástica fuese sensual, por cierto, pero no obligatoriamente chabacana. Soñamos quizá, pese a don Francisco, con un país donde todo niño al momento de nacer tuviese derecho a las debidas protecciones y cuidados, más aún tratándose de pequeños con discapacidades, sin que ello obligue a nadie a pasar por el bombo televisivo. Nos gustaría alcanzar la meta de una vida decente y digna sin tener que recurrir cada fin de año a esos extraños personajes y esas confusas ceremonias publicitarias. Sería hermoso decir adiós a estos formatos crueles y exitosos, a estos valores enredados en antivalores que son herencia de nuestros peores tiempos como país y como sociedad.

INTERVENCIÓN VISUAL

Posted in pillo by jgtejeda on agosto 15, 2008

Felipe da vida al nuevo sitio de nuestro nuevo taller de diseño en la Universidad de Chile, intervención visual. Me pregunto yo por qué la gráfica que cubre el sistema de transporte y orientación de la ciudad es “diseño” y la gráfica publicitaria y comercial es “publicidad”, en tanto que la gráfica callejera espontánea es “arte”. Para mí que son parte de lo mismo. Creo que a los teóricos culturales les está quedando obsoleto el sistema de etiquetado que manejan con el ano mental.

Nuestro taller quiere ser una oficina dentro de la cual los participantes, agrupados en comandos, desarrollarán acciones gráficas urbanas en su sentido más amplio, trátese de elementos con funcionalidad precisa, trátese de formas gráficas de funcionalidad abierta. En todos los casos el propósito de la intervención será de cambio: cambiar las acciones, las opiniones o las percepciones de las personas en el marco de la ciudad.

Son condiciones de nuestras intervenciones visuales: el entorno urbano en su dimensión pública o de uso público, el carácter gráfico o eminentemente visual, el respeto a las personas y disposiciones legales, el cambio, la notoriedad, la belleza, la imaginación, la experimentación, la velocidad operativa, la factibilidad.

SANTIAGO CORAZÓN: ART DECÓ

Posted in santiago corazón by jgtejeda on junio 3, 2008

Seguro que es más provechosa la publicidad que las delicadas formas de este edificio a la vez decó y rosé de la Alameda. Edificios estilo art decó debe haber unos cinco o seis en Santiago. ¡Uno menos!