juan guillermo tejeda

SENTIR, PUESTA DE SOL, SEIS AÑOS

Posted in kunst by jgtejeda on junio 12, 2010

Coetzee, Verano: _____No sé si recuerda usted el movimiento lento, pero hay una larga aria de violín por debajo de la cual vibra la viola, y me daba cuenta de que John trataba de seguir ese ritmo. Aquello me parecía forzado y ridículo. De alguna manera, mi distanciamiento se comunicó a John. “Vacía la mente! -me sususurró-. ¡Siente a través de la música!”. ___ Bien, nada irrita más que te digan lo que debes sentir. Me aparté de él y su pequeño experimento erótico se vino abajo en un instante. ________________________________ another one_____ ¿Has leído el libro de Eugène Marais sobre el año que pasó observando a un grupo de babuinos? Dice que por la noche, cuando los monos dejaban de merodear y contemplaban la puesta de sol, detectaba en los ojos de los babuinos mayores los aguijonazos de la melancolía, el nacimiento de la conciencia incipiente de su mortalidad. ______ -¿Es en eso en lo que te hace pensar la puesta de sol, en la mortalidad?  –No, pero no puedo evitar que me recuerde la primera conversación que tuvimos tú y yo, la primera conversación significativa. Debíamos tener seis años. No ecuerdo las palabras exactas, pero sé que te estaba abriendo mi corazón, te lo contaba todo acerca de mí, todos mis anhelos y esperanzas. Y mientras tanto pensaba: “¡De modo que esto es lo que significa estar enamorado!”. Porque, permíteme que te lo confiese, estaba enamorado de tí. Y desde aquel día, estar enamorado de una mujer ha significado para mí ser libre de decir todo lo que siento.

Tagged with: , , , ,

EL TAXIDERMISTA HÖLLER

Posted in kunst by jgtejeda on mayo 2, 2010

… y Höller se ocupaba en rellenar una enorme ave, no pude reconocer qué clase de ave. Era un ave gigantesca y negra la que tenía Höller sobre las rodillas, rellenándola de celulosa con una vara. Eran ya las once, y como Höller se levantaba siempre a las cuatro de la mañana, durante toda su vida, ya de niño se había levantado siempre a las cuatro de la mañana, porque su padre también se había levantado siempre a las cuatro de la mañana, todos se levantaban en el valle del Aurac entre las cuatro y las cinco de la mañana, así pues, como Höller se levanta ya a las cuatro de la mañana, el quedarse despierto hasta tarde, y el quedarse despierto hasta tan tarde en las presentes circunstancias no le sentará bien, pensé. Sin cesar observaba yo desde mi ventana, allí arriba, desde la buhardilla de los Höller, como Höller abajo, en su taller, rellenaba el ave gigantesca y negra, introduciendo en esa ave cada vez más celulosa, pensé, lo observaré desde este lugar, sumamente favorable para esa observación, hasta que el ave esté completamente rellena, y así estuve por lo menos media hora inmóvil, hasta que vi que Höller había rellenado el ave…. (Thomas Bernhard, Corrección ____) me chifla este loco, escribe igual que Bach hace música o como Keith Jarret toca el piano o como Jaime me habla, y eso que lo leo traducido vilmente al castellano, en alemán debe ser otra cosa, debería revisarlo porque mal que mal pasé diez años secuestrado en el Liceo Alemán, curas malditos, hay aquí demasiado arte, puf, estoy disolviéndome…..

CABEZAS ENFERMAS

Posted in enfermedad, kunst by jgtejeda on abril 3, 2010

Thomas Bernhard: ____ mientras mi hermano, a quien se pronostica una carrera fabulosa, pronuncia en los Estados Unidos de América, en las universidades más importantes, conferencias sobre sus descubrimientos en el ámbito de la investigación de las mutaciones, de lo que hablan sobre todo las publicaciones científicas, también en Europa, con un entusiasmo francamente inquietante, yo, cansado de los innumerables institutos centroeuropeos especializados en cabezas enfermas, he podido instalarme en su casa, y le estoy muy reconocido por haber puesto el edificio entero a mi disposición, sin reserva alguna.

EL REGALÓN DE LA PROVINCIA

Posted in normal by jgtejeda on enero 11, 2009

car10 car13

hoy en www.lun.cl ________Con la tercera edición, el mítico Glosario del Amor Chileno de Radomiro Spotorno conquista, al cumplir veinte años, una espléndida madurez. En un formato cuadrado, sagazmente embellecido por los dibujos del gran Titi Gana, el libro pone a la vista algo de lo que somos, un poco de lo que como chilenos hemos ido tejiendo y destejiendo cada día al calor de los deseos sexuales locales. Y es que no es lo mismo follar que apalear el loco o echar un patricio o hacer un foqui-foqui o ponerle carne a la empanada.

El lenguaje tiene la virtud de engalanar o caracterizar vivamente o sumir en la oscuridad nuestras acciones. Pareciera existir una mente nacional difusa y anónima que se encarga de mantener al día, celosamente, estas curiosas locuciones. Así, en lo que a dietas se refiere, nos enseña el Glosario que la dieta de Andrés es un polvo al derecho y otro al revés, o que la dieta de la iguana es la misma del lagarto pero con más ganas, y así siguen otras veintidós.

Uno ignora por qué caminos llega el gracejo popular a poner en circulación expresiones tan brillantes y complejas como “servírsela a la ostra”, “sacarle la bufanda al cóndor” o  “trancar los porotos”, a la que Spotorno no duda en calificar de metáfora de gran expresividad. El autor anota, cuando la tiene, la filiación de cada vocablo, asignando unas al mapudungun, otras al infatigable Rumpy, otras a la cultura pop, y así sucesivamente.

El despiece anatómico da vida a algunos capítulos de este diccionario. Por ejemplo el sexto, dedicado al aparato amatorio masculino, nos ilustra respecto de más de doscientas acepciones referentes al miembro viril, entre las que se cuentan algunas tan poéticas como la trutruca, el tonto de goma, el tilín, el loly, el regalón de la provincia,  el sin orejas, el medidor de aceite o el cariñosito.

También se nos cuenta -por ejemplo- qué está pasando cuando una mujer anda con la bandera japonesa. O por qué razón expresiones tan rotundas como chanchera, boca de chomba o bistec con flecos vienen a significar, cada una con su particular énfasis, aquello que las hembras guardan celosa y tibiamente entre las piernas. El autor requiere de más de veinte apretadas líneas para describir las diversas acepciones y reverberaciones contenidas en la castiza palabra “cueva”.

Es preciso saludar el amor patriótico y la tenacidad lingüística de Spotorno y su pandilla al brindarnos esta herramienta de goce cultural y de acercamiento a los pueblos del mundo. Los seres humanos de diversas razas y condiciones compartimos, finalmente, un mismo interés por los asuntos venéreos, y necesitamos nombrarlos, hacerles un espacio en el flujo interminable de las palabras. En fin, en el Glosario nos esperan el chico Humberto, la tía Carlina, el Capitán Mañunga y otros entrañables personajes.

LA MALDAD DE LA GOMA

Posted in normal by jgtejeda on diciembre 27, 2008

jt1

PALTA REINA 13: GOMBROWICZ

Posted in cotidiano by jgtejeda on noviembre 26, 2008

gom44

En la Feria del Libro, hace unos días, me hago por 4 mil pesos del primer volumen de los Diarios de Witold Gombrowicz. Excelente edición de Alianza traducida directamente del polaco. Gombrowicz, hijo de terratenientes, se dedica a la literatura obteniendo algún reconocimiento y a los 35 años recibe una invitación para visitar Buenos Aires. Al llegar el barco a puerto se entera de que se ha desatado la segunda guerra mundial. Se queda en Argentina por más de dos décadas, en  condiciones siempre precarias, sin saber comportarse como el exiliado de lujo que se le presume. A los dieciséis años de vivir allí cuenta:

Aullidos de sirenas, pitidos, fuegos artificiales, descorchar de botellas y el vasto murmullo de una gran ciudad en gran agitación. En este instante hace su entrada el año nuevo, 1955. Camino por la calle Corrientes, solo y desesperado.

Durante su vida Gombrowicz es (para decirlo mediante contrastes)  un escritor que se lleva mal con los escritores, un polaco que no regresará a su tierra natal pese a devorar semanalmente las noticias de su país, un turbio sexual que decía no tener vida sexual, un bonaerense que detesta a Borges y a las multimillonarias hermanitas Ocampo editoras de la revista SUR (una de las cuales era casada con Bioy Casares), un empleado de banco sin ninguna convicción de empleado, un noble obligado a vivir entre plebeyos, un solitario desesperado de su propia soledad. Le fastidian, como a muchos europeos, las pretensiones de los intelectuales argentinos de formar parte de la cultura europea. Gombrowicz prefiere vagar por los barrios bajos, quedarse con lo natural, con lo simple, con lo no construido.

Prefiero al Chopin que me llega desde una ventana que al Chopin con todo el oropel de una sala de conciertos, escribe al contar una velada en el Teatro Colón. Y sobre Argentina (en un párrafo que pudiera haber sido sobre Chile):

Por otra parte, no se debería hablar de las obras maestras, porque en Argentina esta palabra está fuera de lugar; aquí no hay obras maestras, hay solamente obras, aquí la belleza no es nada anormal, sino que es precisamente la encarnación de la buena salud y del desarrollo medio, es el triunfo de la materia y no la revelación de Dios…. Argentina es un país de forma precoz y fácil, por aquí se ven poco esos dolores, caídas, suciedades, tormentos que sólo acompañan a la forma que se perfecciona poco a poco y con esfuerzo… ¿Qué es la Argentina? ¿Es una masa que todavía no ha llegado a ser un pastel, es sencillamente algo que no tiene una forma definitiva, o bien es una protesta contra la mecanización del espírtitu, un gesto de desgana o indiferencia de un hombre que aleja de sí mismo la acumulación automática, la inteligencia demasiado inteligente, la belleza demasiado bella, la moralidad demasiado moral?

Un lujo de escritura (en algunas de sus novelas se hace demasiado retorcida) que en los Diarios mantiene esa frescura y vigor de los espíritus libres que están en contra de todo quizá porque aman demasiado la vida, y que viven prisioneros de su propia realidad porque no admiten ser esclavos de nada.

PALTA REINA 11: NACIDOS DESPUÉS

Posted in cotidiano by jgtejeda on noviembre 3, 2008

Sin haber sido jamás invitados a la fiesta de los impresionistas, algunos de los pintores chilenos adhirieron solemnemente al impresionismo, dedicando a él la vida, del mismo modo como antes otros habían adherido al neoclásico sin que fueran jamás tomados en cuenta. Hoy adherimos (cada cual desde lo suyo) en Chile a la semiología, a la exégesis heideggeriana, a la pintura neoexpresionista, a las bienales e instalaciones, a la tipografía, a la novela policial, etc. No nos invitan, pero igual vamos. Es lo que se llama, si no me equivoco, cultura de epígonos (los nacidos después, los que siguen las huellas de otro). Nuestro nacimiento cultural ocurre pocas veces en el instante de hacer la obra, sino que se cuenta casi siempre en razón de nacimientos anteriores, de obras anteriores, de nombres anteriores, de movimientos ya hechos, en otro tiempo, en otro lugar. Con todo, la cultura digital tiende a que hoy sea simultáneo lo que antes era diferido, y los chilenos participamos también, como todos en el mundo, en redes, en cadenas de visión múltiple y colaboración. O sea que hay más intercambio real. Probablemente los nombres de quienes forman espontáneamente parte de estas redes globales sean distintos a los que figuran en el Parnaso local. Quizá los internaturas culturales no estén en la lista solemne de los grandes nacionales que van a las fiestas culturales mundiales sin haber sido invitados, y que logran ir y volver de ellas sin ser vistos.

LA PIERNA DE GOETHE

Posted in pillo by jgtejeda on octubre 26, 2008

Por razones casuales me sumerjo en los escritos de Goethe. Es un personaje que siempre me ha parecido difícil de asir, como si no tuviera forma. Me queda lejano por su clasicismo, su éxito desmesurado, su carácter conservador. Me asomo al escaparate de una librería a hojear unas Obras Selectas editadas en Buenos Aires, y en ese instante la dama a cargo me ofrece las Obras Completas en tres tomos y papel de biblia publicadas en Madrid, a un precio que no puedo pagar de inmediato. Se me ocurre reservarlas, y dejo un tanto, que voy aumentando con nuevos pagos en las semanas siguientes. Me llevo entonces el primer tomo, y luego el segundo. Es demasiado Goethe para mí, aunque me gusta tener y palpar esos volúmenes de Aguilar de los años cincuenta, traducidos en un castellano españolero y encuadernados en tapa de cuero flexible y papel biblia. Un amigo me advierte que el traductor, Rafael Cansinos-Asséns, muy elogiado por Borges, era en verdad un mediocre… En todo caso, un traductor serio, quizá con demasiada dedicación, muy puntilloso y detallista. Leo el Werther, me entretengo en las conversaciones con Goethe de Eckermann (no sé si debieran estar en unas Obras Completas de Goethe), reviso algunas frases sueltas y poemas, lamento que los poemas épicos estén puestos en prosa (siempre es mejor un verso libre), y ahora entro en el infinito texto de los años de aprendizaje de Guillermo Meister, que algo de bueno tiene: la formación de un joven artista -un niño- en un hogar donde la madre, distraída, está enamorada de un galán y el padre sufre en silencio su humillación. Los sentimientos están siempre envueltos en frases muy estructuradas y limpias. El teatro es el medio donde va tomando forma aquel talento poético, dramático y visual. El teatro como realidad paralela, y una soledad compartida necesariamente con la pandilla que el protagonista necesita para representar las obras. Lo delgado de las páginas y lo pequeño de la letra me hacen sentir que avanzo casi nada (o que retrocedo) en cada lectura. Mis ojos son dos hormigas indecisas en medio de ese planeta medio muerto y mientras leo disfruto de la tibieza de mi compañera de cama, mi cuerpo en un lado y mi mente en otro. Bonitas las láminas de la Teoría de los Colores, reproducen la versión original. ¿Qué hace alguien como yo con un autor como este? Por cierto, el retrato de Goethe que pongo arriba es muy raro, no sólo por la pose de salón en medio del campo con toques de ruinas clásicas, sino sobre todo porque si comparamos ambas piernas, la de delante parece real y la que está cubierta y detrás es como si fuera una prótesis de mayor tamaño. El autor de la pintura es Johann Heinrich Wilhelm Tischbein, que pertenecía a la familia de pintores Tischbein. Bein en alemán quiere decir pierna, y Tisch es mesa.

MITOLOGÍA AUSENTE

Posted in pillo by jgtejeda on septiembre 18, 2008

El mito clásico -la mitología, las historias paganas de dioses- permitía el libre flujo de relatos que hoy fluyen poco, o de manera incómoda. La figura de Afrodita, diosa de la voluptuosidad sexual y el florecimiento, nacida de la espuma seminal de Urano, o de Príapo, dios menor de la fertilidad, de miembro enorme y figura poco elegante, o las historias de Edipo que se va a la cama con mamá y mata a papá, o de Atenea la diosa inteligente pero nacida no de ayuntamiento carnal sino de un golpe en el cráneo de Zeus lo que la condena a ser solitaria y frígida, etc., todos estos relatos permiten a los antiguos estar de visita por las zonas menos claras de la naturaleza humana. Los relatos que hoy se puedan hacer sobre un personaje que mata al padre y se va a la cama con la madre, o sobre una hembra que piensa continuamente en ser penetrada, o sobre un dios que vive exclusivamente -como Ares- para el combate, los huesos rotos y la sangre humana, son relatos que mandan al autor y a su audiencia al psicoanalista. El mito ha quedado truncado, y la oscura mente de los humanos vaga, en su periferia, por zonas que son socialmente consideradas enfermedad, o delito, o error, y no -como en la época clásica- mitología. Nuestra cultura tiende a catalogar y excluir más que a incluir o comprender. Hay algunas excepciones, por cierto, como Agatha Christie, que envuelta en ropas de dama tradicional británica se pasea alegremente por un sórdido paisaje de envenenadores y asesinos seriales, o las películas norteamericanas de acción sangrienta: trozos dispersos del mito, esa substancia que es parte de nuestra humanidad.

DEJAR DE VIVIR

Posted in pillo by jgtejeda on septiembre 15, 2008

Sobre la dificultad vital de los artistas. David Foster Wallace (1962-2008), a quien todo en su existencia le funcionaba perfectamente…. aquí >>>>>>>>> y también acá >>>>>.

LE CLEZIO

Posted in normal by jgtejeda on septiembre 11, 2008

Libro de pocas páginas, con algunas fotos en blanco y negro representando paisajes, animales o personas apenas distinguibles, edición finalmente digna con aspecto barcelonés pero que en verdad es argentina, lo noto en el tono de la solapa que promete quizá demasiado, y en algunos giros de la traducción (la madre usa pollera (¿pollos?) en lugar de falda, etc.). El hombre, maduro, resucita los recuerdos de su infancia, sin que en el relato pase mucho nada, todo son percepciones, y lo entiendo, a cierta edad se regresa a la niñez entre sueños, o en los detalles de la comida, de los rincones. Una infancia entre feliz y desdichada que transcurre en una Africa húmeda, exagerada, corporal, y en una familia de padre aproblemado y madre dulce. Nunca había leído a Le Clezio, siempre me parecía, como tantos franceses, demasiado “literario”.

PALTA REINA 10: NO CONVIENE LEER A AUTORES CHILENOS

Posted in pillo by jgtejeda on septiembre 9, 2008

Más allá de si leemos poco o mucho, en lo que sí estamos entrenados es en evitar leer a autores chilenos. No importa que sus libros sean buenos o malos o geniales o asombrosos: leer a un connacional es bajar de pelo, ponerse provinciano, renunciar al trato peer to peer con un autor de verdad, un europeo o norteamericano o algo exótico traducido a muchos idiomas. Leemos a Proust, a Joyce, a Agatha Christie, a Coetzee, a Magris, y estamos dialogando con los titanes de la literatura. Nos sumergimos en las páginas de un autor local y de inmediato la Copa del Mundo se transforma en pichanga. Hablar con un escritor chileno es hablar con nadie porque los escritores chilenos no forman parte de nada. La única salida es publicar fuera, enganchar en redes internacionales, o sea irse de casa, abandonar el barrio, dejar de ser nacional. El Ministerio de Educación, sensible a esta dolorosa realidad, la complementa eficazmente obligando a los niños a que lean a nuestros autores y hagan resúmenes para el lunes, o controles de lectura, con lo cual queda para siempre grabado en el disco duro de los pequeños que leer a chilenos es un castigo un poco menos desagradable que el que recibirían si no lo hacen. Así es que apenas se cercioran de que la tarea se terminó y no hay nadie espiándolos, sueltan el libro para nunca jamás volver a abrirlo. Mientras este país sea periferia, la literatura que hagamos será inútil. No vale la pena, pues, sumergirse en la escritura nacional. Por eso aseguraba mi padre que de él dirían: quiso ser escritor y llegó a ser escritor chileno.

STEINER: FRACASAR MEJOR

Posted in normal by jgtejeda on agosto 28, 2008

George Steiner es un conservador, una cabeza cultural, un antiguo, un amante de las artes y las letras, crítico, lúcido a veces, errático otras, que puede escribir muy bien o muy espeso, depende…. Reflexivo, pesimista y al mismo tiempo alegre. Piensa y funciona en cuatro idiomas. Vive en Cambridge. Es poco popular entre sus colegas. Defiende la existencia inevitable de un lado oscuro en cada uno de nosotros. Ha sufrido la envidia. Distingue entre un artista (un ser primitivo) y un profesor (una persona ilustrada). Cree con Heidegger que la ciencia es aburrida porque sólo da respuestas. Le da pena que los niños que leen a Harry Potter probablemente no leerán La Isla del Tesoro. Considera que Vargas LLosa…. es uno de los grandes. Cree que no debe haber universidades en gallego, pero sí en catalán…. Disfruta del trato con la lectura y con sus estudiantes…… lo entrevista Juan Cruz >>>>

CUSTODIO DESTRUCTOR

Posted in normal by jgtejeda on agosto 26, 2008

Peter Handke sobre Nietszche, pero en el fondo sobre sí mismo: lo veo… como dramático custodio de algo que siempre existió y luego, naturalmente también, como un muy fecundo destructor de algo que no vale la pena resguardar.

Ambos parecen ser personajes desajustados de su tiempo, que oscilan entre la periferia y el heroísmo. Gente que da valor a lo que nadie cotiza y que trata de destruir lo que los demás aprecian….. Quizá también seres que por no amar su propio cuerpo no saben ser tontos a la manera que lo dicta el sentido común y caen entonces en las redes de la inteligencia, o de la sensibilidad, esa cosa que hay entre el arte y las patologías.

CLÁSICO

Posted in pillo by jgtejeda on agosto 22, 2008

Tras algunas vacilaciones por su formato parecido a un bestseller y por un precio tan abultado como su volumen, compro EL MUNDO CLÁSICO, LA EPOPEYA DE GRECIA Y ROMA, de Robin Lane Fox, un catedrático de Oxford que optó por ser ameno sin dejar de ser catedrático. El hombre convierte cada capítulo en una película, y se mantiene fiel a los datos duros, de tal manera que su lectura me resulta tonificante. Después de años repasando fragmentos -el mundo clásico al final es eso, una larga serie de fragmentos- me hace bien una visión panorámica que incluya a Grecia y a Roma: al final son parte de lo mismo, casi mil años de historia consolidada alrededor del Mediterráneo, la mitología, la organización política participativa, la guerra, el comercio y la cultura. Una tradición que el autor define como de libertad, justicia y lujo. Efectivamente, para los clásicos la buena vida tenía sentido, lo que cayó en picado con la llegada del cristianismo. Además el libro está bien encuadernado y tiene un lomo ancho, lo que luce bien en la estantería.¡Las estanterías son muy importantes!

SEGUIMIENTOS

Posted in normal by jgtejeda on agosto 15, 2008

Ernst Jünger habla de seguimientos, o de seguir la pista: el deseo de saber sin intención, la curiosidad desinteresada por las imbrincaciones. Así como los pintores de tercera categoría necesitan un motivo, así también los investigadores de tercera necesitan un problema. Sin embargo lo más hermoso del conocimiento es quizá el hecho mismo de conocer, tal como lo hermoso de caminar es la caminata, y lo atractivo de la vida es estar vivo con todo lo que ello comporta más que llegar a meta alguna (¿cuál podría ser esa meta?). Cuando tales felicidades simples y al mismo tiempo no tan simples de tener les son negadas a algunos, ellos optan por reducir la cacería del conocer a un resultado posterior y medible, casi siempre un objeto. Son las notas como cosa medible comparadas con el estremecimiento de la transformación, o el dinero como cantidad comparado con la ligereza creativa al trabajar. Que el niño se tome la sopa porque mamá le dará un beso habla mal de la sopa y siembra dudas sobre la naturaleza del beso.

JÜNGER

Posted in normal by jgtejeda on agosto 13, 2008

Entro de a poco, remolonamente, en la novela de Ernst Jünger “El tirachinas”, cuyo título así traducido se entiende poco en el castellano que hablamos los chilenos. Es un relato sobre la adolescencia, una adolescencia sensible y extremadamente insegura…. El texto me va envolviendo y me recuerda lo que yo viví en esos años que no son nada claro y que sin embargo deciden tantas cosas. Cada mañana el miedo lo oprimía como si las correas de su mochila le agarrotasen el pecho. Tenía que respirar más hondo y, sin embargo, no le entraba aire…. Lo indefinido lo había angustiado ya a temprana edad, quizás debido a la falta de madre…. En cambio Teo, el modelo a imitar, el adecuado, un muchacho abusón pero sin duda superior… Se había desarrollado bien: talla de adulto, vestido a la inglesa, el cabello cuidadosamente peinado….Ya no era un adolescens, y todavía no llegaba a barbatus. Un poco la sensibilidad que luego desarrollaría con toque cubano y homoerótico Lezama Lima… Y también: Teo se puso su pijama. Desnudo daba la misma impresión de naturalidad y desinhibición que vestido; no se advertía la menor diferencia en sus movimientos….. Trama sutil, hecha de detalles, donde asoman las turbiedades de la edad, el ir y venir de la propia identidad, y la fuerza que lentamente despunta desde el interior irrumpiendo en la propia piel. Jünger es de esos alemanes a los cuales la tierra y el bosque “les hablan” y escuchan voces, un poco al modo de Heidegger. La voz del bosque alemán se escucha con buen sonido desde la oreja nacionalista o incluso nazi, y Jünger la tuvo, aunque manteniendo sus distancias… quizá por eso no lo había leído. Interesado ahora por su flujo mental, fui a Metales Pesados a comprame dos cosas más de él, un relato sobre sus experiencias en la Legión Extranjera (hasta ahora decepcionante, descriptivo y sin viaje interior) y unos diarios de cuando tenía 85 años. Otra recomendación del Mono Olivárez, me hizo falta poder llamarlo… (E.Jünger, El Tirachinas, Tusquets, Barcelona, 2001)

NEGRA

Posted in normal by jgtejeda on agosto 9, 2008

Después de Chandler, Hammet y mucho después de Sherlock Holmes o el inspector Poirot, la novela negra sigue en pie. Según el colombiano Santiago Gamboa……….la novela negra tradicional narra la historia de una anomalía. Alguien mata a alguien. Hay un cadáver en un sillón y un arma de fuego….. El detective investiga y persigue y por lo general llega a conclusiones escalofriantes: vivimos en un mundo extraño y las urbes despiadadas despiertan al monstruo que duerme en ciertos seres frágiles…..Pero la figura del detective ha ido cambiando.….. Más:>>>>>>>>>>>>

CHESTERTON

Posted in normal by jgtejeda on agosto 4, 2008

Explicando sus orígenes de clase media escribe G. K. Chesterton en su autobiografía: Lamento no tener un padre siniestro y brutal que ofrecer a la mirada pública como la verdadera causa de mis trágicas inclinaciones; ni una madre pálida y aficionada al veneno, cuyos instintos suicidas me hayan abocado a las trampas del temperamento artístico. Chesterton sostiene que la clase media se ha dividido en dos grandes grupos: los pretenciosos y los mojigatos. Los primeros son los que quieren entrar en sociedad; los segundos, los que quieren salir de ella y entrar en asociaciones vegetarianas, colonias socialistas y cosas por el estilo.

CAPOTE

Posted in normal by jgtejeda on julio 30, 2008

Estuvimos unos días en Roma, pero no ví a Gian-Carlo [Menotti] ni tuve muchas ganas de localizarlo. ¿Qué clase de ópera es esa que estás escribiendo con Sam [Samuel Barber]? En una ocasión intenté escribir una para Aaron Copland pero no pude sacar adelante nada de interés. Supongo que fue la vanidad: no podía dejar de pensar que Aaron se quedaría con todo el mérito. (CARTA DE TRUMAN CAPOTE A W.GOYEN) __________ las cartas de TC son livianas, venenosas, faranduleras y con un estilo como de dama (o damo) de sociedad ___ en algún pasaje, sin embargo, aparece el artista que da un par de dentelladas ______________

Tagged with: , ,