juan guillermo tejeda

DINERO PARA WALL STREET

Posted in pillo by jgtejeda on febrero 11, 2009

011

El estado norteamericano deja caer una lluvia de dólares frescos sobre los frescos de Wall Street. Y la gente comienza a indignarse. ¿Quiénes son esos gusanos especuladores? ¿Qué hacen con el dinero de los demás? Mucho se habla de los privados y mucho del estado, dejando siempre bien a los privados y siempre mal al estado. Quienes hablan así son, lógicamente, privados. Pero ahora tenemos a los privados a la vista. Son esos tipos que se embolsan millones mientras el mundo va a la quiebra. Especuladores, vendedores de acciones, compradores de bonos, comisionistas, carteras de créditos, mierdas bancarias. Parásitos de mentes estrechas y bolsillos ávidos. Como nuestras empresas, que apenas ven la alarma empiezan a echar gente. Los beneficios son de ellos. Las pérdidas se socializan. Pues a ver si aprovechamos para nacionalizar algunas grandes empresas.

SE DESPLOMA

Posted in enredillo by jgtejeda on febrero 10, 2009

le_supreme_bon_ton_15_les_nageurs

Wall Street se desploma porque los planes de rescate no convencen. Pero me pregunto yo, que poco sé de estas cosas, cómo se puede desplomar lo que ya se había derrumbado. Seguiré investigando.

JUMBO LE DA MENOS

Posted in enredillo by jgtejeda on enero 31, 2009

bellotto_bernardo_the_ruins_of_the_old_kreuzkirche_in_dresden

Se paralizan a medio andar las obras del Costanera Center. Una obra elefantiásica (ay, los elefantes!) de 600 millones de dólares. Este parón se ha convertido en el símbolo de cómo la crisis llega a Chile. No es bueno que se paralicen grandes inversiones porque se queda mucha gente sin trabajo y eso crea un efecto dominó sobre la economía. Pero al mismo tiempo me pregunto yo ¿para qué hacer tanta cosa en un barrio que está ya saturado? ¿Cuál es el provecho de otro mall y otro supermercado Jumbo y más oficinas, más estacionamientos, más autos saliendo y entrando? ¿No era mejor hacer un parquecillo o un espacio peatonal? Uno no puede creer que la máxima hazaña de esta ciudad atribulada sea algo tan feo y tan vacío de sentido. Recuerdo que antes estaba ahí la CCU, era un edificio industrial de los antiguos, color amarillento, con algo de gracia campestre. Cencosud, la empresa de los supermercados Jumbo, nos deja allí esa neoruina y provoca pánico nacional. Cuando el capitalismo se tambalea nos da miedo porque vamos todos en el mismo tren aunque no todos en el mismo tipo de compartimento, y además no hay alternativas…. al mismo tiempo  pareciera que volvemos a lo razonable, que regresamos a una realidad menos excitada, menos consumista, menos ruidosa. No sabe uno si el desastre Cencosud es el fracaso del mundo en que vivimos, o el fracaso de un mundo en que en verdad no queremos vivir más: cemento en lugar de humanidad, autos en vez de peatones, compras en lugar de relaciones humanas, apariencia empresarial en lugar de gente creativa, enriquecimiento rápido en vez de equidad,  faramalla publicitaria reemplazando a la calidad de vida.

CAPITALISMO ATONTADO

Posted in pillo by jgtejeda on noviembre 14, 2008

3baldosas

Todos alegamos hoy en contra del capitalismo, aunque hayamos bebido y mamado mucho de él. Prefiero pensar ahora en el capitalismo como en un juego, un intento consistente en creer que deseamos más cosas de las que realmente nos satisfacen. No hay para qué resaltar las villanías del sistema, que hay quien las ha puesto en evidencia: disgusto por los pobres, decisión de explotar a las personas, codicia de los más millonarios, frialdad ante las zonas periféricas, abuso…. En fin, somos capitalistas cuando creemos necesitar un auto nuevo (el viejo funciona bien), o unas vacaciones a 12 mil kilómetros (cuando tenemos palmeras a 100 kilómetros), o una cámara de fotos más moderna (hemos pasado la vida sin ella). Y cuando el capitalismo se atonta, resulta que ya no necesitamos ese auto ni esas vacaciones ni esa cámara, con lo cual las empresas que se armaron para satisfacer esos deseos absurdos recortan sus ganancias y deben cortar proveedores o despedir empleados, los cuales a su vez ya no pueden gastar lo que antes, se empobrecen como consumidores, y eso lleva a más quiebras, a más despidos, etc. La idea que fracasa en estas espirales es la de “yo te necesito mucho” versus “tú me necesitas mucho, o al menos algo”. En las fases planas del capitalismo nadie necesita a nadie, todos sobramos, se detienen los flujos, se achica el futuro. Un brusco regreso al medioevo que, pese a todo, puede tener su encanto. A zurcir los calcetines y a plantar tomates en el patio, caramba.

EL MERCADO Y LOS POLÍTICOS

Posted in enredillo by jgtejeda on octubre 21, 2008

El mercado, al que se supone innovador, eficiente, veloz y moderno va dando tumbos y se revuelca en el pánico. Los políticos, a los que se supone corruptos, ineptos, antiguos, salen al rescate. El mercado resulta que no da la cara: la crisis financiera ha sido causada por anónimos. Los políticos, en cambio, que viven de su sueldo y cada tanto se les acaba el cargo, sí dan la cara. Pero igual seguimos despreciando a los políticos. Y admirando a los mercaderes.

MONEY

Posted in pillo by jgtejeda on octubre 13, 2008

(POR JGT, PUBLICADO HOY EN TERRA MAGAZINE) ____________ Los derrumbes de bolsas y desplomes accionarios no son saludables, aunque sirven para observar más de cerca algunos misterios económicos. La economía constituye un misterio para muchos de nosotros, sobre todo en un sistema como el capitalista, donde todo es escurridizo y provisional, y además en inglés. Es que somos capitalistas de oídas, un poco a la fuerza, tal como en los países comunistas la gente se ve obligada a ser comunista o en los países feudales había que estar a favor del feudalismo. Uno se imagina lo relajados que debían estar en la Edad Media, cuando se mandaban a hacer una silla para toda la vida, o usaban los pantalones hasta que se disolvían. Aunque estaban sometidos, por cierto, a otros conflictos, como la peste negra o esas guerras de treinta o de cien años, o los curas que de pronto se inflamaban y se ponían a quemar personas. Hoy podemos cambiar de ropa a menudo, contamos con antibióticos y las guerras suelen ser más breves y localizadas. La angustia y la felicidad, su cara B, fluyen por canales muy diferentes a los de la Edad Media.

De que la vida es un asco y el ser humano, un perro están convencidos muchos de los más entusiastas capitalistas. Gracias a que no nos gusta lo que tenemos y queremos más, porque somos egoístas, rapaces, tratando siempre de acumular mucho sin importarnos un comino la penuria de los demás, es que se hacen los negocios y el sistema funciona. La suma y combinación de todos los pequeños y grandes egoísmos humanos produce -paradójicamente- esa maravilla que es el capitalismo triunfante, cuyas caras visibles son la televisión, los aeropuertos, la publicidad, los malls, los resorts y los supermercados. Allí todo está en permanente movimiento. Las cosas se desean, se adquieren, se usan, se tiran. Si se nos acaba el deseo los dinámicos publicistas nos inventan otro, y si se nos termina el dinero los bancos o las propias tiendas nos lo prestan en tarjetas y créditos preaprobados. O nos dan algo gratis, que a los pocos meses se va complicando, hasta que finalmente picamos de nuevo y ya somos clientes premium.

La promesa no declarada es que nosotros les vamos a ganar a los demás, que seremos más rápidos, capaces de capturar presas de mercado más doradas y valiosas que las de los demás. No ahora, por cierto, sino en el futuro. En el futuro -estelar, dorado, maravilloso, incontaminado- es donde el capitalismo, como las religiones, lo arregla todo.

Pero hete aquí que en estos días el futuro se le ha descompuesto a los agentes de bolsa y a los bancos y a esos miles de intermediarios misteriosos que mueven el dinero, las acciones, las tarjetas, los préstamos, las hipotecas, los créditos. Claramente no les funciona, eso lo podemos constatar hasta quienes menos economía sabemos. Es en el futuro donde está el dinero -o, más que eso, la plenitud humana- y por eso es que cuando alguien deja de creer en el futuro y esa percepción se propaga, se nos hunden las bolsas. Y vemos como los periódicos se relamen de gusto poniendo imágenes de unos asiáticos o neoyorquinos angustiados en sus respectivas covachas bursátiles llenas de luces y de gente.

Las crisis se presentan cada cinco o diez años, y cada vez que aparece una es como si fuese o la primera vez que ocurre o el colapso final del sistema. Los expertos, que cuando el sistema marcha bien son muy fríos, se calientan, y empiezan a frasear de manera poética, recurriendo más a la metáfora que a la cifra. Cuando eso ocurre, es que han levantado la tapa que cubre el futuro y han visto aquella oscuridad no como la pintan los publicitarios sino tal como es: incierta, borrascosa, sin fin.

Y la preocupación de todos es no ya la cosa tradicional de ayudar a los pobres o a los desvalidos, sino la novedad de cómo ayudar a los ricos, a los que más tienen. Hay que juntar dinero público, es decir dinero trabajosamente reunido por todos, para devolverle la fe en el futuro a los más poderosos, a ver si se animan. No es sencillo. Ya se ha visto que pese a las enormes cantidades de dólares que los gobiernos de los países desarrollados están poniendo, los mercados siguen remolones. Por eso es que hay que meter muchos miles de millones y un poco más, a ver si se animan. Cuando los ricos experimentan una sensación térmica de recesión se vuelven tímidos, añoran el pasado, y ya no quieren comprar, sino vender.

Por eso todo baja de precio. Por eso bajamos nosotros de precio. Como figuramos en esas acciones, tarjetas, préstamos, hipotecas y créditos estamos atrapados, tenemos metidos los dedos y los colgajos en esa máquina de moler carne. Ese dinero que se está perdiendo en estos días tan bursátiles resulta que era nuestro, no dinero de ahora, sino el que nos hubiera llegado si todo hubiera ido correctamente. El capitalismo es siempre el futuro.

CULPABLES, MILLONARIOS E IMPUNES

Posted in enredillo by jgtejeda on octubre 12, 2008

El capitalismo moderno ha emulado (el) sistema de castas. Sus brahmanes son los directivos y consejeros de las grandes corporaciones. Gozan de privilegios y prebendas por doquier: sueldos estratosféricos, planes de incentivos, vacaciones, jet privados y club de campo a costa de la empresa… Y no tienen casi ninguna responsabilidad. Si las acciones suben, ellos son los que más ganan gracias a los programas de opciones sobre acciones que premian la revalorización bursátil. Si la cotización se derrumba o incluso si las firmas quiebran y los accionistas pierden todo lo invertido, ellos también ganan. En caso de despido, cuentan con cláusulas que les aseguran indemnizaciones multimillonarias, conocidas como paracaídas de oro (golden parachute), de las que no disfrutan los trabajadores, los parias de este orden económico. MÁS EN EL PAÍS>>>>>>>>>>>>>>>>>>

ESTADO

Posted in pillo by jgtejeda on octubre 1, 2008

Hay políticos, empresarios, periodistas y gente común y corriente que se levantan cada mañana pensando qué hacer para desprestigiar -aún más- al estado. En Chile son personajes muy activos, que aparecen mucho en la prensa denunciando cosas. El estado es lo peor. Quienes tienen pegas estatales son unos inútiles. Las empresas estatales funcionan mal por definición. La educación estatal es para los picantes. El estado es burocracia, intervencionismo, politiquería, fealdad, desidia, somnolencia, improductividad. Lo mejor, afirman, es un estado chiquitito, “sin grasa”. Hay que disminuir el gasto público. Los chilenos hemos comprado la idea, y es así como lo estatal, lo fiscal, lo político, lo republicano están sumidos en el desprestigio. Pero hoy los grandes bancos del mundo, y los inversionistas, globales y locales, están en apuros. ¿Adónde va uno cuando está en apuros? Usando el lenguaje de ellos les diríamos: vayan a un banco. Pero no quieren eso. A los bancos no les gustan los bancos. Quieren el apoyo del estado. Están presionando y rogando a los políticos -esos corruptos- para que les arreglen el enredo con dinero público, dinero que no debería existir, y que es manejado por funcionarios que tampoco debieran estar allí. Los cruzados del libre mercado ya no quieren mercado, y tampoco aspiran a ser libres. Quieren el dinero estatal, y si ese dinero no viene amenazan con el desplome internacional.

BANCOS ASUSTADOS Y CON PENA

Posted in enredillo by jgtejeda on septiembre 30, 2008

Tiemblan las bolsas del mundo. Los inversionistas quieren vender en lugar de comprar y como nadie les compra las acciones bajan. Los ricos sufren. Los bancos, que no tienen sentimientos ni sienten pena por nadie, están sumidos en el susto y en la pena, y descubren las bellezas del socialismo solidario. La gente mediana se siente inclinada ahora a ayudar a a quienes no ayudan a nadie, no sea cosa que se venga la casa abajo, por mucho que sea una casa injusta. Los pobres ni ayudan ni son ayudados: las crisis financieras son misterios que ocurren en los aviones privados, en los yates del mundo. Cuando se empieza a hundir el yate vamos a salvarlos, nosotros que flotamos en el agua con un flotador de corcho o con unas alitas, no sea cosa que se les moje el puro con el agua y se irriten y empiece el maremoto.

INVERSIONISTAS

Posted in pillo by jgtejeda on septiembre 26, 2008

Los inversionistas están asustados, y hay que tranquilizarlos. Y se pregunta uno qué son esos inversionistas, y si vale la pena que la economía mundial cuelgue de ellos. Es como en el mundo del arte, que se habla de los coleccionistas, o durante las elecciones, cuando todos piensan en los indecisos. Ni los inversionistas aman a las demás personas, ni los coleccionistas a la pintura, ni los indecisos a la política. Pero hay que estar bien con ellos. Ponemos nuestras mejores intenciones a su servicio para que puedan desplegar sus peores intenciones, porque pese a su belleza el capitalismo finalmente basa su dinamismo no en las buenas sino en las malas intenciones. Los inversionistas están inquietos porque han hecho ellos  mismos inversiones con demasiado riesgo, o sea mucha ganancia pero al mismo tiempo la posibilidad de un colapso. Cuando hay ganancia los demás no ganamos, pero cuando hay colapso colapsamos todos. El capitalismo, cuando va mal, se hace rápidamente socialista. De tal manera que pensamos todos en cómo calmar, tranquilizar, relajar a los inversionistas.

DESPLOME

Posted in pillo by jgtejeda on septiembre 16, 2008

La gente como yo, si es que la hay, lee con alarma y a la vez algo de satisfacción las noticias sobre el desplome de bolsas y quiebra de grandes bancos. Nunca he entendido qué son exactamente los grandes bancos, entiendo que negocios monopólicos de carácter improductivo, que absorven a la competencia y dictan luego sus condiciones a los usuarios. Uno va a una sucursal de un gran banco y lo que hay adentro es nada, sólo burocracia, pancartas, folletos, trípticos y figuras silueteadas de gente radiante. A lo mejor hay algunos billetes, pero últimamente los billetes casi no existen, todo son saldos, números en unos listados. Esos burócratas del dinero de pronto se van a pique.  Así es que cuando se hunde un gran banco puede hundirse también mi modesta fortuna, de acuerdo, pero es divertido verlos sufrir.  Se desploman los bancos ly os gobiernos ayudan de inmediato, poniendo en sus manos (ineptas) el dinero de todos. Cuando alguno de nosotros se desploma, en cambio, los gobiernos miran para otro lado. Eso que se llama el sistema financiero no sé si me gusta, a lo mejor soy un poco medieval. Hay astucia, sí, y un sistema virtual de confianzas que de pronto entra en crisis. Muy sofisticado, pero también muy distorcionador de nuestros deseos genuinos.

IMPUESTOS EN HUELGA

Posted in pillo by jgtejeda on agosto 18, 2008

Gran noticia para quienes pagamos impuestos: los funcionarios especializados en obligarnos a hacer nuestros aportes están en huelga, enojados porque debido a la crisis que según el gobierno no existe se están recortando algunos programas, entre ellos el de modernización de este servicio. Yo, que soy republicano de alma, creo en los impuestos, y me parece bien que cada cual pague lo suyo… pero como contribuyente prefiero creer que el sistema debe funcionar sin carga impositiva alguna salvo quizá para otros más ricos que yo.

RICKY LAKES

Posted in pillo by jgtejeda on julio 9, 2008

Atina Ricardo Lagos cuando analiza la coyuntura económica y se opone a la llovizna de subsidios ratones que proponen especialmente los dc, que son así, de ayuditas buena onda que al final sólo sirven para armar clientelismo, farrearse la plata y perder de vista el problema. El problema es mundial, claramente: suben los precios de alimentos y del petróleo porque chinos e hindúes se han hecho más ricos, gastan más, comen mejor y van en auto. Hay que repartir entre más. La escasez genera alzas, eso es bien sabido. Por eso es que también el precio del cobre se ha triplicado. No vamos a remediar el tema subsidiando ¿por qué? a unos aquí y otros allá. Echamos de menos a alguien que hable no desde el corazón ni desde la bilis, sino desde el conocimiento.

EL MERCADO ES BELLO

Posted in normal by jgtejeda on junio 29, 2008

Como el petróleo ha aumentado brutalmente de precio-sostiene Moisés Naim>>>>>>>>>>– el mercado reacciona y genera nuevas prioridades: muchos norteamericanos abandonan sus casas enormes y alejadas del lugar de trabajo para irse a vivir a pisos más pequeños y que demanden viajes más breves; los autos de gran cilindrada se venden muy poco y aumentan en cambio las inversiones para los trenes, menores gastadores de combustible… Son las bellezas del capitalismo, que pocos se atreven a mostrar. El mercado es cruel. El mercado es bello. En cambio aquí>>>>>>>>>> desde los labios de un senador demócratacristiano tenemos la voz contraria, con una óptica conservadora, asistencialista y local.

APLICADOS A PIQUE

Posted in normal by jgtejeda on junio 6, 2008

Indicadores de diversos lugares del mundo señalan que la economía no se ve bien. Mucho desempleo en los Estados Unidos, bajas en las bolsas, el dólar pierde terreno, suben los alimentos y el petróleo. Temblamos, pues, en Chile. Aquí tenemos muy sanas las cifras, porque somos aplicados y creemos en el capitalismo, miss, mire mi libreta de notas. Pero el capitalismo a veces no cree en sí mismo y sin amenaza alguna de ningún tipo como que se arremolina y se tupe. Por mantener sanas las cifras hacemos en Chile lo que venga, postergar a los más pobres, destruir las ciudades, contaminar alegremente, aplicar experimentos raros en las universidades, mandar a los viejos a jubilar con pensiones miserables, etc. Y hete aquí que de pronto, con buenas notas y todo, llenos de estrellitas, estamos a punto de irnos a pique porque el petróleo Brent no sé qué y el arroz en Filipinas no sé cuántos. Qué dura es la vida.

CÓMPRATE UN CAMIÓN

Posted in enredillo by jgtejeda on junio 6, 2008

Si tienes un camión, o muchos, el gobierno te rebaja el 80% del impuesto al Diesel. Si tienes un restaurante o una librería o un trabajillo con computador, el gobierno no te rebaja ni un impuesto de nada. La razón de este trato diferenciado es que un paro de los camioneros significa no transportar las mercaderías, provocando desabastecimiento: eso podría oler a Salvador Allende o la señora Kirchner, lo que sería mala imagen para el gobierno… A partir de ahora, entonces, a comprarse un camión. Y si no, que cada cual luche para obtener su 80% de descuento según lo estratégico de sus aportes a la sociedad. Afilen sus dientes los trabajadores del cobre, controladores de vuelos en los aeropuertos, micreros, médicos y enfermeras, policías, aduaneros, productores de lácteos, laboratorios, gasolineras, proveedores de banda ancha …. Y que los impuestos los paguen los más débiles.