juan guillermo tejeda

¡REPUBLICANOS!

Posted in dignidad, politik by jgtejeda on octubre 24, 2011

hoy, en el mostrador __________________ A los republicanos, cuando nos enfrentábamos a la dictadura nos llamaban comunistas, y ahora que nos enfrentamos a la turba, nos ponen junto a los derechistas. Ni una cosa ni otra, porque la realidad política no es tanto una línea con dos extremos que serían la izquierda y la derecha, sino más bien un triángulo. Todos somos en mayor o menor grado liberales, comunitaristas y republicanos.

Girardi, como Presidente del Senado, faltó a sus obligaciones republicanas al permitir que un grupo de personas sometiera a presiones físicas a un ministro de estado, y al dar por bueno que esos vociferantes bailaran arriba de una mesa donde se discutía el presupuesto de la nación. Más allá del hecho, están los símbolos. Tampoco estuvieron a la altura el ministro, que se escurrió, ni los parlamentarios, que pasmados o pensando en su reelección optaron por jugar al museo de cera. En un estado republicano de derecho, los carabineros no son una fuerza de ocupación. Ellos y los militares están sometidos a reglamentos, y detentan el monopolio jurídico de la violencia.

Patricio Melero, que es de la Udi y preside la Cára de Diputados, le ha representado a Girardi un poco lo mismo, y tiene razón. Melero se nos ha vuelto súbitamente republicano después de haber sido parte de la dictadura de Pinochet, donde los uniformados detentaban no el monopolio jurídico de la violencia sino el monopolio arbitrario de la violencia, que es cosa muy distinta, como lo saben muy bien hoy las familias de los desaparecidos, ejecutados, torturados y exiliados.

La república tiene sus protocolos, sus modales. Más bien, es un sistema de modales y protocolos, que será un poco ridículo a veces, pero cuando se deja atrás sobreviene habitualmente la catástrofe. Si consideramos como se dice habitualmente hoy en día que los carabineros son la represión, tendremos que renunciar a ellos. ¿Y por qué pueden ir a gritar y a zamarrerar a los parlamentarios y ministros sólo los estudiantes o los ecologistas y no por ejemplo los pescadores artesanales o las madres solteras o los enfermos terminales o los ancianos o los chilotes o los ciudadanos con problemas de fertilidad? ¿Cómo dialogar, como dice Girardi, con todos los que zapatean sobre la mesa y agitan furiosos sus índices ante la autoridad? Y perdón por haber usado esa palabra: autoridad. pero así funcionan las cosas. La horda impone con fuerza su autoridad cuando todos corren o marchan en torno a una misma idea, o contra algo, pero en cambio muestra gran ineptitud para procesar las diferencias, para atender a la variedad de asuntos y actores que requiere la convivencia colectiva. Por eso es que la humanidad ha evolucionado, no sin penas y traumas, hacia los sistemas republicanos.

Cuando se imponen el zapateo y la capucha es cuando se hace preciso llamar a los pacos. ¡Nos los llamemos! Lo que viene a continuación lo vimos ya en un video de Concepción, donde un compadre mosqueado por los estudiantes y encapuchados se fue al auto y sacó una pistola. Es el proceso donde la gente, al ver que no hay fuerza pública, la privatiza. Es el momento esplendoroso de las escopetas caseras, los bates de beisbol, las pandillas, las brigadas, la balcanización, el saqueo. Tal es el precio que se paga por renunciar a los modestos y a veces demasiado contundentes carabineros. Después de unos meses de los deportes de autodefensa aparecen invariablemente los militares a poner orden, caramba, y entonces los irresponsables que armaron el desastre seguro que no estarán en ningún lado.

Pero los republicanos venimos diciendo hace rato que el sistema comprimido del pospinochetismo es injusto y peligroso. Una democracia donde los cargos parlamentarios se llenan por votación popular pero también a dedo, por cupos de listas cerradas o por designación tipo Ena von Baer, no puede satsfacer a la gente. Añádase a ello el que los jóvenes no han participado al no inscribirse como votantes. Hay una extendida sensación de abuso, de tomadura de pelo. Para qué decir el doble estándar de suavidad ante las grandes empresas y dureza para con los ciudadanos con que se han llevado adelante las políticas económicas. O el deslizamiento del espacio público hacia lo privado. Lo hemos representado tantas veces, de mil maneras. Y no olvidemos que muchos de los hoy indignados estuvieron silenciosos durante mucho tiempo, lo dejaron pasar todo, como si la historia no fuera con ellos.

La nuestra es, pues, una democracia en deuda. Y el ambiente generalizado de protesta e insurrección que vive el país se debe en gran parte a eso. Los que protestan, sin embargo, no saben ni quieren distinguir entre la democracia como sistema y la democracia concreta que aquí vivimos, y a lo que van es a terminar con ella. Lo cual es extremadamente peligroso porque no contamos con un sistema de recambio que no sean las democracias populares, que terminan siempre con un señor de uniforme rodeado de sus parientes y amigos saludando desde una tribuna a un desfile de militares y militantes en el Día de la Revolución.

La democracia republicana es casi siempre una aproximación al ideal, rara vez un máximo. Y es un sistema relativamente débil, por lo menos si lo comparamos a las dictaduras, que serían la alternativa.

No cabe duda en todo caso de que esos seres balbuceantes y paralizados que son hoy nuestros políticos debieran acometer cuanto antes una reforma en profundidad del sistema político, si es que no quieren que esa tarea la emprenda la muchedumbre enfurecida.

Pero al mismo tiempo la república tradicional está haciendo agua en todo el planeta. Los políticos no son queridos. Los sistemas parlamentarios o presidenciales empiezan a ser superados por la indiferencia, las redes sociales, las marchas, los indignados. Este movimiento coincide con el debilitamiento progresivo de los estados nacionales. La gente ve que su futuro depende más de las bolsas asiáticas o de las últimas novedades de facebook que del Presidente de la República (por cierto ¿qué habrá sido del nuestro?).

Hay que ir pensando, pues, progresivamente, en un espacio público global, y por tanto en una organización republicana de dimensiones mucho más amplias que las que tenemos nacionalmente. Ya lo hacen así las grandes empresas y los grandes movimientos de protesta. Más allá de sus dimensiones, una república es siempre una asociación de ciudadanos libres provistos de derechos, que dentro de un marco legal de procedimientos resuelven sus diferencias garantizando así una vida mínimamente ordenada y en libertad. Hay en la actualidad un fascinante proceso en marcha que apunta a la globalización republicana.

En lo que a nuestra situación nacional y de hoy respecta, los principios republicanos nos indican que no hay soluciones para ningún problema al margen de ciertos procedimientos mínimos de respeto y de convivencia. Es decir, que las protestas también están sometidas a protocolo, que existen modalidades creativas y productivas de insurrección, así como las hay también destructivas y atentatorias a los derechos de los demás.

Los republicanos nos ponemos a veces un poco pesados con nuestra apelación a los reglamentos. Cuando florecen las repúblicas no nos dan ni más premios ni más plata, y cuando están en peligro también nosotros lo estamos. Pero en fin, como decía Spike Lee: do the right thing.

EXTREMO CENTRO

Posted in politik by jgtejeda on octubre 19, 2011

quizás sea yo, en mis convicciones, de extremo centro… casi siempre defiendo con vehemencia algo que parece extremo y que finalmente resulta ser muy moderado… por ejemplo me parece más brutal prohibirle a la gente las drogas que dejar que cada cual decida al respecto lo que le parezca conveniente… me gusta más la democracia que los dictadores o las turbas, no le veo lo atroz a pensar así pero a veces lo parece… para mí que las diferencias entre las personas son parte de nuestra naturaleza, por eso encuentro útil conversar, discutir, tratar de entender lo que de modo no verbal te dicen los demás… o las emociones, que están allí y nos hacen humanos… desde hace muchos años que pienso que las sexualidad es algo natural, que el propio cuerpo te dice lo que está bien o mal más que los médicos, que cada macho lo es a su modo, que dentro nuestro somos cambiantes y dudosos, que la libertad personal sin molestar a los demás es un bien preciado, etc. ……. extremista de centro

 

Tagged with:

FREEDOM TO CHOOSE

Posted in cotidiano, dignidad, extraño, politik by jgtejeda on julio 31, 2011

Leo un pequeño libro de Alianza donde se explica pedagógicamente el neoliberalismo, sus orígenes remotos, su primera oleada con Thatcher, Reagan, Pinochet y otros, y luego el neoliberalismo corregido hacia el centro a cargo de Blair, Clinton, Lagos y otros. Hay mucho en ello de libertad para elegir: que cada cual elija lo que mejor le parezca, aunque no necesariamente en condiciones de igualdad. Es la libertad comercial. Unos eligen zapatos, otros yates, otros compran petroleras o bonos del tesoro. Un estado débil que funcione con criterios de eficacia empresarial y que trate a los ciudadanos, a todos, como consumidores. Disminuir el poder central, descentralizar, llevarlo a las municipalidades donde el político (un producto) trata directamente con sus votantes, es decir clientes. Y estos clientes pueden elegir gasolinera, farmacia, alcalde, supermercado, puesto de frutas, plan de pensiones, escuela, universidad, etc., en un gigantesco mall que sería la totalidad de la existencia. Esta óptica, llevada a las relaciones humanas, supone que también elegimos pareja, amigos, elegimos socios o compañeros de trabajo, elegimos nuestro ambiente familiar, etc. Tal como elegimos profesión, barrio, clase social, país, etc. Todo es intercambiable, cada cosa es un producto. Es una metáfora muy atractiva. Pero yo francamente no creo que elijamos tanto. Uno tiene sus lealtades, sus arranques. Puedo elegir otra cosa, quizá quiero eso o aquello, pero me quedo con lo mío. En verdad, somos parte de un relato que es nuestra vida, donde todo está interconectado. El mercado mismo (freedom to choose) procura fidelizarnos, es decir, comprar nuestra libertad para que no sigamos eligiendo en cada momento, y así es como una cadena de supermercados nos fideliza con su tarjeta de descuentos y nos arrastra a una cadena de farmacias asociada o a un Home Depot, porque lo que quiere finalmente el mercado es, contra su propia naturaleza comercial, formar familias, comunidades, y en ellas las lealtades se imponen por sobre las conveniencias del día. Uno en lo personal no elige, simplemente sigue a su tribu, a su propio instinto genético con mayor o menor decisión y la elección individual sería poca, es decir más o menos acelerador, más o menos verdad, más o menos disfrute, siempre mirando el contexto aunque soñando con estar cómodo en la propia piel.

HONOR PERDIDO

Posted in politik by jgtejeda on junio 8, 2011

Thomas Hobbes_____ no hay nada que aflija más a los hombres que la pobreza, esto es, la falta de aquellas cosas que se necesitan para la preservación de la vida y el honor ……… Hobbes es una especie de Jaime Guzmán, un brillante formulador que arrastra una implacable carga conservadora. Leerlo es casi siempre un goce o un pavor, salvo cuando incursiona en cosas religiosas en las que no creía mucho. Esta sentencia sobre la pobreza trae el tema del honor en peligro, de la humillación que significa la carencia, y habitualmente se mide a los pobres (los miden mucho) por las calorías o por los electrodométsicos, dejando de lado lo insultante que significa carecer de cosas mientras otros sí las tienen aseguradas. ¿Estudiaremos lo que significa a cada rato, desde el realismo o desde la paranoia, el honor atropellado por los demás, o el miedo a ello? También dice Hobbes que uno de los mecanismos que desencadena la guerra es el temor a que el otro nos haga daño… Hay un libro de Böll, El honor perdido de Katharina Blum, lo leí hace mucho y siempre lo he tenido presente, una chica que durante el caranal (alemán) pasa una noche de amor con un joven perseguido por la justicia por terrorista, y entonces la prensa se lanza sobre ella a destruirle el honor, le desperfilan públicamente la personalidad, la tratan de puta, de ayudista de los terroristas, etc… lo que en los medios se da como cacería, en los pobres se da como indiferencia, en ambos casos el honor queda perdido.

SIETE EJES

Posted in dignidad, politik by jgtejeda on mayo 21, 2010

Están enloquecidos estos periodistas con el Presidente Piñera, parecen del Granma cubano o de los buenos tiempos de la dictadura cuando Pinocho soltaba unos anuncios y todos los medios echaban baba…. ¡Siete ejes, loco, siete!… ¿cómo será un eje? ___ en fin, SP compareció ante el Congreso como es su deber, anunció unas cosas, opinó un poco, y ahora vamos a ver.  Pero bueno, estos muchachos tienen su diario y pueden hacer lo que les parezca, faltaría más. En realidad no nos hace falta La Nación, pueden venderla tranquilamente.

Tagged with:

MAIL RECIBIDO

Posted in politik by jgtejeda on marzo 12, 2010

Tagged with: , , ,

CAPERUCITA ROJA

Posted in politik by jgtejeda on febrero 13, 2009

bacc1

Por una vez Piñera tiene toda la razón. ¿Qué fue a hacer Bachelet a Cuba con toda esa comitiva? Como ha expresado él, Chile pierde con ese viaje, y gana el gobierno de Cuba (ni siquiera podemos decir que “gana Cuba”, porque Cuba misma nadie sabe qué piensa ni qué quiere  porque allí no hay ni elecciones libres ni periódicos ni partidos políticos). ¿Por qué Chile participa con tanto entusiasmo en una Feria del Libro en La Habana, capital de una dictadura cultural? En Cuba hay una severa censura, y la creación libre está perseguida. En las librerías penan las ánimas, y los pocos libros que se publican son casi todos sobre el Che y Fidel, o son ellos los autores. Internet está censurada. Para tener un computador o banda ancha hay que estar apitutado con el régimen. ¿Qué hace un gobierno democrático en pleno, agasajando y dejándose agasajar por los burócratas de una dictadura controlada por dos hermanos? Repugnante.

Tagged with: , , , ,

A CERRAR GUANTÁNAMO

Posted in politik by jgtejeda on enero 22, 2009

guant

Orden de Obama que instruye acerca del cierre de la base de Guantánamo, donde hasta ahora se ha aplicado metodología terrorista a los sospechosos de terrorismo. Firmeza no quiere decir crueldad.  Seguridad usando tortura es más inseguridad.

DECEPCIÓN

Posted in politik by jgtejeda on enero 12, 2009

rembrandtnegra

Afirma María Menéndez hoy en el diario EL PAIS:  Se le llenó al mundo la boca de cambio y la esperanza se contagió en cada punto del planeta. Reconozco que caí en todos los encantos del señor Obama, el presidente electo de Estados Unidos, que el 20 de enero dejará de ser electo para convertirse en el amo y señor del mundo. Ahora, la desesperanza y la decepción que siento al ver la tragedia de Gaza han enturbiado mi concepto de Obama. Ella puso en Obama una serie de ilusiones personales, y ahora las está quitando de allí. La decepción está ocurriendo antes de que Obama asuma el cargo, lo que explica que todo intento que él haga por no defraudar a sus ilusionados partidarios es inútil. La ilusión y la decepción de los electorados operan muchas veces sin contacto alguno con la realidad.

Tagged with: , , ,

TRANSPARENCIA

Posted in politik by jgtejeda on diciembre 27, 2008

sullivanmy8347

Para saber quienes han donado dinero para el PIC (Comité Inaugural Presidencial) de Obama, consultar el sitio del presidente electo.

CHILENOS QUIEREN MÁS ESTADO, MIERDA

Posted in politik by jgtejeda on diciembre 19, 2008

lavendimia_goya_lou1

Horror para las elites nacionales (que son varias, la aristocrática de toda la vida, la aspiracional que lo logró con Pinochet, la de los concertacionistas que creen no ser elite sino pueblo ciudadano, etc.). Una reciente encuesta de la UDP (Universidad Diego Portales) revela que la mayoría de los chilenos está de acuerdo o muy de acuerdo en que el Estado tenga empresas de utilidad pública (71,6%); que exista una AFP estatal (67,2%); que aumenten los bancos estatales (65,7%) y que el transporte público esté en manos de una empresa estatal (58,1%). Así lo reflejaron los resultados de la IV Encuesta Nacional UDP, realizada por el Instituto de Investigación en Ciencias Sociales (ICSO) de esta casa de estudios.

Del mismo modo, la mayoría de los encuestados (52,9%) dijo ser partidario de que  todas las universidades pasen a manos del Estado y de que exista una cadena de supermercados estatal (51,9%). MÁS >>>>>

ZAPATOS EN EL AIRE BUSCANDO UN RESPONSABLE

Posted in politik by jgtejeda on diciembre 15, 2008

Bush

Se va Bush después de ocho años de mandar militarmente en el mundo, y si llegara quizá a hacerse cargo de sus responsabilidades lo hará no ante el mundo, sino sólo ante los norteamericanos. No hubiera yo querido ser iraquí durante estos años. ¿Qué vida ha llevado esa gente? El otro es Blair, que alentó la guerra pero no fue él mismo a pelear en ella. Ahora hace falta responder de lo hecho. No se ve que este presidente o casi ex presidente lo vaya a hacer. Los zapatos voladores marcan la brecha que hay entre el poder real y lo que a la gente de la calle le ocurre cuando ese poder decide algo. Hacen falta más zapatos en el aire.

PRIMARIAS: QUE VOTE EL QUE QUIERA

Posted in politik by jgtejeda on noviembre 12, 2008

ld04

Es lo que propone el senador José Antonio Gómez, del Partido Radical. Que voten en las primarias los inscritos en los registros electorales y los que no. Buena idea, que de ponerse en práctica manifestaría que el deseo de los concertacionistas de abrir el voto a todos es de verdad. Que vote todo el que quiera. El voto es un derecho, no un deber. La democracia no es un internado.

MEMORIAL

Posted in politik by jgtejeda on noviembre 8, 2008

dead_chile1

El memorial a Jaime Guzmán es, al mismo tiempo, un homenaje al senador víctima del terrorismo, y un saludo al terrorismo de estado de la dictadura a la que Guzmán dedicó sus talentos y su vida política. De allí el interés de sus promotores de contar con la presencia de Bachelet en el acto inaugural, y el enojo por finalmente no tenerla allí: ella tenía como función hacer de lavadora institucional de los crímenes pinochetistas. Bajo el manto de la personalidad carismática de Guzmán y del atentado terrorista que sufriera, se esconde la validación de los hechos de sangre que son el pilar de la institucionalidad que hoy vive Chile: ese es el verdadero alcance del memorial, blanquear la culpa, dar carácter de épica histórica oficial a lo que fue un régimen criminal y corrupto.  Los dos ministros de Bachelet  en la inauguración avalan con su presencia los valores y hechos del pinochetismo, y señalan a nuestros jóvenes el ejemplo de Guzmán como un modelo a seguir: hagamos muchas dictaduras; consideremos la tortura, el exilio, las desapariciones y campos de concentración como herramientas inevitables del orden. O han caído en la trampa, o secretamente les gusta esta operación de lavandería histórica y se avienen a ella con el pretexto de la convivencia democrática y el pluralismo.

La democracia, sin embargo, no es un término medio entre opiniones que están más o menos a favor del terrorismo y según de quien venga y contra quien se ejerza, sino que es justamente la cara opuesta del terrorismo. Los regímenes democráticos pueden ser quizá débiles o trabajosos en cuanto requieren siempre negociaciones entre grupos y miradas diversas, pero no pueden serlo jamás en el terreno de los principios. Si rechazamos el terrorismo, rechazamos también el terrorismo de estado y toda la putrefacta condición de los regímenes dictatoriales. Chile cuenta ahora con su primer monumento a la dictadura, bendecido por las autoridades democráticas. Vendrán más. Más opiniones sobre este tema aquí>>>>>. Y también aquí>>>>>.

JOSEPH S. NYE: LOS LIMITES DEL PODER

Posted in politik by jgtejeda on noviembre 7, 2008

south_metope_27_parthenon_bm

Obama y los Estados Unidos son poderosos, pero tampoco tanto. Si en el poder militar este país no tiene contrapeso, en la economía debe reconocer que es sólo un vértice del triángulo que comparte con Europa y los asiáticos. Además, hay un tercer poder difuso, global, no declarado. Joseph S. Nye lo describe así: es el ámbito de las relaciones transnacionales que escapan al control de los Gobiernos. En él hay actores tan variados como los banqueros, los terroristas y los piratas informáticos. En él se incluyen también nuevos retos como las pandemias y el cambio climático. En este tablero inferior, el poder está muy disperso, y no tiene sentido hablar de unipolaridad, multipolaridad o hegemonía. Más sobre los límites del poder de la Casa Blanca aquí (EL PAÍS)>>>>>

LA MIRADA ILUSTRADA

Posted in politik by jgtejeda on noviembre 5, 2008

pariseiffel1890

Obama es la mirada ilustrada, del progreso, la capacidad de creer y de disponerse a configurar el futuro. Una cultura esta que goza hoy de escaso prestigio. Nos hemos acostumbrado a vivir en un matadero, a esquivar los golpes, a sospechar de todos y de todo, y también lógicamente a morder firme cuando la presa nos pasa ante los dientes. De un mundo liderado por el instinto pasamos a otro liderado por la inteligencia. La inteligencia es débil, lo sabemos, pero al mismo tiempo resulta admirable. Nuestra capacidad de imaginar suele cambiar el escenario. Habrá que ver de qué modo el obamismo llega a nuestra tierra: igualdad de oportunidades, democracia, libertad, fe en el progreso, incorporación de los escépticos, modernidad, respeto por las diferencias indiviales, diseños políticos de consenso.

LA NOCHE DE BARACK

Posted in politik by jgtejeda on noviembre 4, 2008

obama

SANO AGOTAMIENTO

Posted in politik by jgtejeda on noviembre 2, 2008

Se encamina el país -pienso durante estos días soleados en la tranquilidad y buena compañía de la casa dominguera- hacia un período de agotamiento del modelo. Tal como se desmoronó la dictadura de Pinochet, así también se desgrana o se deshilacha hoy el modelo concertacionista. Se trató en estos veinte años de administrar virtuosamente un modelo vicioso, o de ponerle buena onda a un ordenamiento constitucional mala onda. Hubo avances importantes y al mismo tiempo se mantuvo eso que a los chilenos nos gusta tanto y que al mismo riempo nos sulfura, o sea la paz, la ausencia de conflicto grave, el consenso, la gradualidad de las cosas. Pero hoy estamos ante un problema técnico: no es posible arreglar el transporte o la educación o la salud o la incorporación de minorías diversas al arco parlamentario sin reformar la constitución. Es decir, el neopinochetismo no es ya eficiente. Necesitamos un estado que sea, no pequeñito como es ahora, sino más bien sin grasa y con mucho músculo, o sea un estado felino. Y lo que tenemos es un estado ratón. Por mucho que los anticomunistas traumatizados (casi todo Chile) proclamen lo contrario, los países exitosos usan mucho al estado. Necesitamos más estado, o mejor estado, o más potencia estatal sin caer por cierto en la burocracia decimonónica o en la opacidad estalinista. Ninguna empresa puede pensar a veinte años plazo. No hay consorcio que sea capaz a la vez de ganar plata y tener una visión integrada de una ciudad de seis millones de habitantes. Es imposible desarrollar políticas urbanas sustentables a punta de edificios Paz Froimovich. Aquí hace falta apertura, distensión, modernidad. Estamos en un momento de sano agotamiento. Los candidatos concertacionistas son todos héroes del ayer. Además, los socialistas estatistas piensan no en un estado dinámico para el mañana, sino en el retorno a una Stasi controlada por sus amigos, es decir, a un modelo aún más obsoleto. Y Piñera no es un hombre de grandes visiones, sinod e zarpazos veloces. De tal manera que el próximo gobierno será un gobierno oportunista, de parches, mientras se prepara el cambio de fondo. La filosofía chilena de oponer estado y mercado es extraordinariamente ineficiente y obliga a alegir entre un mercado depredador o un estado inmovilizante. La sabiduría parece estar más bien en una colaboración: que sea negocio aquello que colabora al bienestar general, entendiendo que el bienestar general lo deciden los ciudadanos a través de la política. De otro modo trabajamos alegremente en empresas que se dedican a hacer del país un lugar más desagradable, y mientras mejoran las cifras macroeconómicas desciende nuestra calidad de vida. Uf….

EL PESIMISMO DE LA CONCERTACIÓN

Posted in politik by jgtejeda on octubre 27, 2008

(POR JGT, HOY EN TERRA) ___________ No han sido demasiado buenos para la coalición gobernante  los resultados de las elecciones municipales del domingo en Chile. La fatiga de la Concertación se muestra no sólo en el hecho de haber perdido el primer lugar en alcaldes, o en los dos puntos menos en votación para concejales respecto a hace cuatro años, sino también en un estado de ánimo decaído y confuso, en una evidente baja en la autoestima. Las huestes que antes se arremolinaban entusiastas en torno al dedo de Lagos o a la sonrisa de Aylwin combatiendo al pinochetismo con las armas de las ideas, de la democracia y el civismo, hoy siguen aportando su voto, sin duda, pero con pocas ganas, casi con resignación si no con algo de vergüenza. La Concertación ha perdido carisma. Ha dejado de ser simpática.

Con todo, esa caída no parece llevar votos a la oposición capitaneada por Piñera. Tampoco lograron esta vez los opositores sobrepasar la barrera mágica del 40%. La derecha chilena, lo ha  explicado brillantemente Pablo Longueira alguna vez, no es sociológicamente más de un tercio de la población, y para tener opción en una elección presidencial está obligada a añadir más de diez puntos a su votación dura. Eso hasta ahora sólo ha logrado Lavín, aunque finalmente sin resultado.

Los concertacionistas agrupan a un contingente mayor, en torno al 45%, y de allí no bajan. Sin embargo cabe preguntarse de dónde sale esa sensación como de vergüenza de existir que arrastran por la vida.

Un factor es el desgaste en el ejercicio del poder. Muchas veces un gobernante debe elegir una opción mala frente a otra más mala. A menudo no se tiene la capacidad de explicar una realidad compleja con palabras sencillas. En ocasiones es preciso silenciar algunos datos, o ceder, o dar paso a pequeñas apetencias de poder que contradicen el interés general de la causa. También opera un mecanismo de distanciamiento de los problemas cotidianos, un ensimismamiento dentro de los autos oficiales. El poder se ejerce en contextos reales, con las contrapartes realmente existentes, con quienes hacen funcionar la vida económica, militar, social, cultural, y no siempre el roce o el cruce son satisfactorios. Quien consigue poder es en parte devorado por él.

Otra causa del decaimiento concertacionista está sin duda en la red de parentelas, cuñados, hermanas, hijos o sobrinos que, con los mismos apellidos, pululan en torno al poder. Trenza de lealtades, de seremis, de cuadros técnicos, de agregados diplomáticos, de directores de empresas del estado, de candidatos, esta nubecilla de apitutados genera un rencor silencioso en la muchedumbre que no participa del festín. Cuando escuchamos a los jefes de los partidos políticos y no entendemos de qué hablan, es que están dirigiéndose a sus grupos, a sus grumos y trenzas internas. Se trata de una antigua costumbre nacional –la familia como reducto de seguridad, el grupo de amigos como trinchera, los cargos del estado como botín- que aún goza de predicamento. Es preciso conceder que la Concertación, en tanto grupo, no dispone de las vinculaciones de que disfruta la derecha con la gran empresa, el mundo militar, las altas jerarquías religiosas, las familias influyentes o el sistema mediático. Por eso es que los concertacionistas mantienen vivas sus redes de apoyo y llevan en eso como veinte años, lo que si bien los blinda ante las amenazas exteriores, contribuye a hacerlos muy antipáticos.

Parte de estas prácticas endogámicas han salido a la luz con las denuncias de corrupción o de irregularidades hechas por la oposición, aunque es preciso señalar que en este alud de acusaciones hay muchas que no valen nada. La concertación, sin embargo, no ha sabido dar con los mecanismos para despejar incertidumbres. No se ha logrado establecer un sistema transparente y mediáticamente eficaz de demostración de la propia blancura. Después de las sonadas denuncias y de los interminables procedimientos burocráticos o judiciales, las cosas quedan siempre borrosas, y ese costo lo absorben inevitablemente las autoridades.

También es relevante en la antipatía que despierta hoy la Concertación su incapacidad para definir nuevas metas y su repetición cansina de frases y argumentos demasiadas veces dichos. Dicen hoy, llevan diciéndolo ya años, que deben renovarse, reinventarse, abrirse a nuevas ideas. Pero no lo hacen. Escuchar aquello da un poco de lata, huele a ineptitud o a falta de sinceridad. Y no se reinventan porque su pegamento no son ya las ideas, sino un vago menjunje de adicción al poder. Se han vuelto conservadores, suspicaces, y no dejan espacio a los más jóvenes o a las caras nuevas. Quizá esa cerrazón tenga algo de responsabilidad en el desgajamiento de diversos grupos de la Concertación que emigran para formar nuevos partidos. No logran estar unidos, y tampoco son capaces de construir una comunidad de comunidades.

Las nuevas ideas se formulan siempre sobre una capa de riesgo, y el riesgo es algo al que los funcionarios apitutados le tienen pánico. Por ello es que los temas de futuro que para el ciudadano tienen sentido van quedando “para después”. No vemos que la Concertación formule ideas novedosas y atractivas acerca de la conducción y planificación de las ciudades, o respecto de las universidades públicas, o sobre educación, o sobre transporte, o sobre participación de los jóvenes en política, o sobre contaminación. Casi todo lo que se llega a hacer en estas materias es reactivo, y si no hay más iniciativas es para no resquebrajar el endeble pegamento que une a la cultura laica con la cultura católica dentro de la coalición. Los think-tanks de la Concertación, que podrían servir para generar ideas, terminan transformándose inevitablemente en plataformas para conseguir pega en el aparato del estado.

El mayor drama de los líderes de la Concertación, más allá de estas consideraciones, es sin embargo el dilema de continuar como administradores de un modelo postpinochetista, o tratar de romper este formato y dejar que el país evolucione hacia un esquema menos rígido, con un estado más fuerte y un mercado más regulado, como se hace en todos los países más desarrollados. El modelo postpinochetista traumatizado con lo estatal muestra una y otra vez su cara fundamentalista. Con un estado más fuerte y más operativo -por cierto moderno y transparente- no tendríamos que padecer los dramas del Transantiago, o de la contaminación urbana, o del abandono de las universidades públicas, o de la inequidad de la educación, para sólo nombrar algunos. Pero el salto requiere ser optimistas. Y si algo le ha comprado la Concertación a la oposición en estos años es su amargo pesismismo, la idea de que el ser humano es esencialmente corrupto y ambicioso, y que hacer desaparecer el abuso es una tarea imposible: lo único que queda es adaptarse a él y tratar de suavizarlo un poco.

VERGÜENZA DE SÍ

Posted in politik by jgtejeda on octubre 12, 2008

Una coalición política -la Concertación- que se avergüenza de sí misma, formada por partidos que se avergüenzan de sí mismos, cuyos candidatos sienten vergüenza de pertenecer a esos partidos, a cargo de dirigentes políticos que se avergüenzan de dedicarse a la política, una coalición así no puede liderar ni ganar nada.