juan guillermo tejeda

MAESTRO EXPLICADOR

Posted in cotidiano by jgtejeda on marzo 31, 2012

Jacques Rancière _____ las palabras que el niño aprende mejor, aquellas de las que absorve mejor el sentido, de las que se apropia mejor para su propio uso, son aquellas que aprende sin maestro explicador, con anterioridad a cualquier maestro explicador. En el rendimiento desigual de los diversos aprendizajes intelectuales, lo que todos los niños aprenden mejor es lo que ningún maestro puede explicarles, la lengua materna. Se les habla y se habla alrededor de ellos. Ellos oyen y retienen, imitan y repiten, se equivocan y se corrigen, tienen éxito por suerte y vuelven a empezar por método, y, a una edad demasiado temprana para que los explicadores puedan empezar sus instrucciones, son prácticamente todos –sea cual sea su sexo, su condición social y el color de su piel– capaces de comprender y hablar la lengua de sus padres. ___________ el profesor que explica, la miss que enseña, el curso de introducción a la filosofía, el taller de metodologías, todo ello entra en el ámbito del maestro explicador, en verdad un parásito de la enseñanza, un intermediario destructivo entre las personas y la realidad. ¿Por qué para entender un libro es necesario que alguien lo explique previamente? ¿por qué no dejar que el libro hable por sí solo al lector? Lo que yo creo, es que eso ocurre porque el propósito de la enseñanza no es facilitar el aprendizaje, sino programarlo, y de paso programar la vida y liquidar la libertad de los que aprenden. Es decir, de todos los humanos. ¡A pasar por el tubo, mierda! Obligar a los niños a que lean esto o aquello. ¿Para qué? ¿Por qué no dejar a las mentes en libertad? Una libertad que a los que enseñan y a los que planifican la enseñanza les da miedo: podrían encontrarse con ellos mismos. Este dispositivo, esta muleta que es el profesor, dice Rancière, niega el aprendizaje espontáneo, natural, y abre el curso con la lección que, pontifica él, es la número uno, donde las cosas se enseñan como es debido, todo lo aprendido antes no vale. Lo cual no es verdad: mientras asistimos como rehenes a la faramalla de la enseñanza y el aprendizaje, constantemente aprendemos de otro modo, más silvestre, más infantil, pero más certero, en qué consiste el mundo, cómo se estructuran los sistemas de dominación y servidumbre, quién es feliz y quien no, qué derrotas destila la cara lamentable del profe, qué compañera es sexy, qué compadre es cool y nos gusta, cuánto falta para el recreo, con quién haremos el camino a casa, en fin, aquello que según los protocolos oficiales son residuos, migajas absurdas, y que para nosotros es, sencillamente, la vida. No more lonely nights.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: