juan guillermo tejeda

AQUILES

Posted in cotidiano by jgtejeda on marzo 1, 2012

y vine finalmente a barcelona
tocada de frío y de sol, en invierno,
azul profundo el cielo, borroso el horizonte del mar
doradas o grises las piedras
abundante y movediza la gente
bajo la luz de neón oscura del metro
o sobre las aceras revestidas de ornamento
mojadas las calles góticas
barcelona de mi alma finalmente
otra vez contigo

y no sé por qué me es tan vivo el lazo
con esta ciudad apretada, inclinada,
majestuosa,
desde aquí, ahora que regreso,
me parece mi chile despojado y abierto
cubierto de arbustos, de tierrales, jardines
y casas desiguales
desparramado diría yo sobre una tierra
que siempre le ha sido indiferente

así es que yo cruzo, empecinado, la diagonal
enfundado en mi americana negra de saville row
que nada vale en estos paisajes
y aspiro un aire antiguo,
romano, medieval
temblor de mujeres de expresión seria
de sonrisa viva
la humanidad de esta gente
y quizá el verso de homero recobrado por steiner
al que reencontré en la librería taifa
en la calle verdi, en gracia
donde exclama aquiles:
¿no ves como soy también yo de bello y de alto?
soy de padre noble
y la madre que me alumbró es una diosa
mas también sobre mí penden la muerte
y el imperioso destino
y llegará la aurora, la tarde o el mediodía
en que alguien me arrebate la vida en la marcial pelea
acertando con una lanza o una flecha,
que surge de la cuerda

la dichosa fatalidad
no es quizá en ningún lugar del mundo
más limpia que en el mediterráneo
cubierto su fondo, dicen, de restos
de naufragios, de cables, de vasijas, de hierros oxidados
historia acumulada en capas
que así viene todo en barcelona
la tarta de santiago, la escalibada, el vino, las olivas,
los quesos, el helado, el arroz con leche,
el cochinillo, las secas, los dátiles,
sin olvidar el gimlet
en cada bocado o trago hay mil años de historia

y yo que soy finalmente bello y alto
y deseable, ya en mi ocaso,
de sueño inquieto
curioso de todo
entregado a la voz humana
trato de regresar a lo que huye
a esta instalación infinita de formas
que seguirán moviéndose
cuando yo ya no pueda estar
porque así está diseñado para mí, para todos,
por el imperioso destino
en alguna aurora
un mediodía o una noche
así paseo por el invierno luminoso
que aun me entra en el cuerpo
gozando entristecido cada esquina
detestándome y amándome a la vez
impaciente y entregado
llegando a ver la realidad incomprensible
gracias sobre todo a las personas que me quieren
gracias a quienes
me ha sido dado querer
y he tenido cerca
vivamente
en este año de dios
de dos mil doce

Tagged with: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: