juan guillermo tejeda

MORAL UNO, MORAL DOS

Posted in cotidiano by jgtejeda on enero 29, 2012

Pareciera haber dos morales. Según una de ellas, la más conocida oficialmente, todo lo que deseas debe ser postergado, y así, renunciando a tu deseo serás querido y harás el bien. Es una moral falsa, hecha para destruirte. Es el mundo platónico, cristiano, autoritario, que convierte la vida terrenal en una miseria a la espera de una perfección que jamás llega. O sea llega, pero en el delito, en el pecado, contradiciéndola y luego arrepintiéndose hipócritamente. Es la moral de los débiles y de los abusadores.

La otra moral, que pasa por personajes como Epicuro, Lucrecio, Shakespeare, Spinoza, Oscar Wilde, Nietzsche, Fernando Savater o Michel Onfray, postula exactamente lo contrario, que tu deseo es tu esencia, y que cumpliéndolo con valentía (aceptándote, superando obstáculos) y generosidad (considerando a los demás), serás el que estás llamado a ser y tendrás el respeto de todos. Just do it, es como lo pone Nike. O sea, tú sabes muy bien lo que tienes que hacer, para eso está el deseo en la constitución humana. Tu apetito es siempre razonable, aunque su cumplimiento quizá no lo sea, por tanto vigila de no hacer daño, y no te detengas necesariamente sino sólo a veces si a alguien le duele o protesta, porque hay muchos seres que creen saber lo que a tí te conviene, que no es así, y procuran impedirte que seas lo que eres. Por resentimiento, por cobardía.

Si los perros o los gorriones no hicieran caso de sus apetitos perecerían como especie. A tí te conviene lo que tú quieres, lo que tú sientes como bueno, verdadero y bonito. Dale curso. Escucha. Continúa. Fluye por el ancho río de tus afectos, de tus convicciones. ¡Qué maravilla es amar a quien sea, qué delicia es hacer lo que uno quiere hacer! Tus carencias (que te señalan otros, casi siempre más carenciados) no son carencias, son la afirmación de tu identidad. Eres raro o rara en el infierno de los otros, y perfecto o perfecta en ese cielo que sólo tú conoces, pero que los demás reconocerán por la elegancia con que, al lograrlo, se moverá tu cuerpo y brillará tu piel.  Un mundo de maravillas te espera, un mundo de riesgos, de aventuras, de resplandores, porque sólo serás si resplandeces y así serás mejor para los otros. Tú eres lo que deseas ser y lo demás es basura. Let it be.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: