juan guillermo tejeda

RADICAL

Posted in cotidiano by jgtejeda on septiembre 8, 2011

Honestidad radical, de Brad Blanton. Él es uno de mis gurus, y en algún momento del año pasado decidí seguirlo. Practicar la honestidad radical, advierte él, es un camino sin retorno. Sus aseveraciones y recomendaciones me tienen hecho polvo, pero son irresistibles. Ahí van algunas:

Todos mentimos como condenados. Eso nos hace pedazos. Es el factor más estresante para nosotros los seres humanos. Mentir mata a las personas.

El evitar mostrar a los otros cómo nos sentimos o qué pensamos nos mantiene encerrados en la cárcel. Mientras más tiempo permanezcamos en esa cárcel, más rápida es nuestra declinación, nuestro ocaso. Tenemos dos posibilidades: huír de la cárcel o morir. La salida es aprender la habilidad de decir la verdad.

Con frecuencia, estos dos estados generales -ansiedad o depresión- van acompañados de problemas somáticos o enfermedades, tales como irritaciones de la piel, úlceras, dolores en la parte baja de la espalda, colitis espasmódica, alergias, alta presión arterial e insomnio; o bien, por problemas recurrentes en las relaciones con los demás, en el trabajo o con la familia.

Realizamos ciertas suposiciones acerca del mundo, y desarrollamos apego por esas suposiciones. El pensar nos hace sufrir. Trabajamos tan  duro para estructurar nuestras ideas acerca del mundo que después no queremos deshacernos de ellas.

Todos han estado por un tiempo vez  en contacto estrecho con su propia vitalidad, para luego extraviarse más y más dentro de sus propias mentes. Extrañan algo a lo cual no pueden retornar enteramente. Saben que un renovado amor por la vida tiene algo que ver con escapar de sus mentes y de las condiciones de vida que sus mentes han establecido, pero simplemente no parecen poder lograrlo. El moralismo, una enfermedad que consiste en vivir incesantemente en la mente, les mata.

La alternativa a la libertad es vivir de acuerdo a un programa impuesto por resoluciones moralistas prefabricadas e internalizadas. Vivir de este modo es una sofocación gradual, lo que a la vez nos desvitaliza y desespera aún más.

Creemos intensamente en nuestras interpretaciones de la realidad, y queremos que otras personas se unan en nuestras interpretaciones, de modo de sentirnos seguros. Creemos que nuestras interpretaciones son la realidad, y si logramos obtener suficientes votos, probaremos que esto es verdad.

A menos que las personas que han desarrollado sus mentes aprendan a olvidarlas y a regresar a lo que sienten -poniendo atención a la gravedad, a sus propios cuerpos, al mundo de los objetos reales y a los demás seres- se quedarán encerrados dentro de aquellas mismas nociones a las que se aferran, respecto a “cómo son las cosas”, sin percibir nuevas experiencias

Lo que he desarrollado es un tratamiento para el problema de quedarse atascado en la adolescencia, un problema que, según creo, es compartido por más del 75 % de la población del mundo tecnológico moderno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: