juan guillermo tejeda

FREEDOM TO CHOOSE

Posted in cotidiano, dignidad, extraño, politik by jgtejeda on julio 31, 2011

Leo un pequeño libro de Alianza donde se explica pedagógicamente el neoliberalismo, sus orígenes remotos, su primera oleada con Thatcher, Reagan, Pinochet y otros, y luego el neoliberalismo corregido hacia el centro a cargo de Blair, Clinton, Lagos y otros. Hay mucho en ello de libertad para elegir: que cada cual elija lo que mejor le parezca, aunque no necesariamente en condiciones de igualdad. Es la libertad comercial. Unos eligen zapatos, otros yates, otros compran petroleras o bonos del tesoro. Un estado débil que funcione con criterios de eficacia empresarial y que trate a los ciudadanos, a todos, como consumidores. Disminuir el poder central, descentralizar, llevarlo a las municipalidades donde el político (un producto) trata directamente con sus votantes, es decir clientes. Y estos clientes pueden elegir gasolinera, farmacia, alcalde, supermercado, puesto de frutas, plan de pensiones, escuela, universidad, etc., en un gigantesco mall que sería la totalidad de la existencia. Esta óptica, llevada a las relaciones humanas, supone que también elegimos pareja, amigos, elegimos socios o compañeros de trabajo, elegimos nuestro ambiente familiar, etc. Tal como elegimos profesión, barrio, clase social, país, etc. Todo es intercambiable, cada cosa es un producto. Es una metáfora muy atractiva. Pero yo francamente no creo que elijamos tanto. Uno tiene sus lealtades, sus arranques. Puedo elegir otra cosa, quizá quiero eso o aquello, pero me quedo con lo mío. En verdad, somos parte de un relato que es nuestra vida, donde todo está interconectado. El mercado mismo (freedom to choose) procura fidelizarnos, es decir, comprar nuestra libertad para que no sigamos eligiendo en cada momento, y así es como una cadena de supermercados nos fideliza con su tarjeta de descuentos y nos arrastra a una cadena de farmacias asociada o a un Home Depot, porque lo que quiere finalmente el mercado es, contra su propia naturaleza comercial, formar familias, comunidades, y en ellas las lealtades se imponen por sobre las conveniencias del día. Uno en lo personal no elige, simplemente sigue a su tribu, a su propio instinto genético con mayor o menor decisión y la elección individual sería poca, es decir más o menos acelerador, más o menos verdad, más o menos disfrute, siempre mirando el contexto aunque soñando con estar cómodo en la propia piel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: