juan guillermo tejeda

CENSURA SOBRE EL SENTIMIENTO

Posted in cotidiano, personas by jgtejeda on diciembre 11, 2010

Quemaban antes a los autores por escribir tal o cual cosa en un libro, por ejemplo los obispos a Giordano Bruno, o los metían en la cárcel, ahí están los casos de Diderot, de Voltaire y de tantos otros. A Julian Assange lo están friendo hoy en la paila judicial y mediática -miserables- por haber dado a conocer datos que son todos verdad y afectan a la esfera pública. Y antes de ello están las prohibiciones relativas a la acción, por ejemplo cruzar una frontera, o ir sin ropa por la calle, etc., asuntos que sin dañar a nadie simplemente están prohibidos, y van cambiando estas prohibiciones un poco con los años. A estas dos censuras (de la opinión, de las acciones) se añade otra aún peor, que es la censura sobre los sentimientos. Se nos prohibe sentir tal o cual cosa, un poco en la línea de los malos pensamientos de los católicos. No es que hayas hecho algo, ni que lo hayas expresado, es que lo has sentido, y eso ya está mal. No desearás la mujer de tu prójimo, para poner un ejemplo. ¿Cómo puedo evitar no desear lo que deseo? En verdad, sobre mis deseos no tengo responsabilidad ni gobierno, sólo puedo decidir si les doy o no cumplimiento, etc. Al deseo o al sentimiento, además, se le atribuyen unos poderes demoníacos, es decir una persistencia y densidad que culminarían finalmente en la acción delictual o enferma. Pero en verdad si vamos a nuestro flujo de deseos y sensaciones, a lo que sentimos, podremos constatar que se parece eso más bien a una sucesión desordenada, a veces intensa y casi siempre difusa, de sentimientos superpuestos, muchas veces contradictorios: siento que me estás atacando, siento que te quiero, siento que me atrae esa otra persona, ahora no siento nada, siento calor, etc. El machismo chileno, por ejemplo, supone unos deseos obligatorios de risa colectiva, quiere obligar a esa nivelación de lo deseado, y por el contrario lo cierto es que cada cual es hombre a su manera, desde sus propios dos testículos y no desde las bolas hediondas de la pandilla, y la propia virilidad es finalmente la afirmación de la propia identidad, no el sometimiento a una supuesta identidad colectiva del sentimiento. Sentimos por nuestros padres o por nuestros hijos eso y aquello y no quizá lo que se nos exige. Amamos o no a la patria, clara o confusamente, eso depende cada uno y de cada momento, depende también de cómo se comporte esa patria, y de qué cosa sea. Nos gusta nuestra profesión, o la odiamos, o nos da lo mismo, o todas las anteriores, eso es lo real. Nuestra identidad, nuestro ser, está más en el infinito flujo de sentimientos que en otra cosa, y darle la espalda es destruir lo que somos, lo que podemos llegar a ser. Me impresiona cómo está extendida la censura dictatorial del sentimiento entre la gente, a menudo tratan de corregirte, o insisten en entender otra cosa, o te quieren llevar al médico, etc., en todos los casos se trata de que sienta uno lo que ellos creen que debe uno sentir. Eso es censura, dictadura, moralismo, y diría yo, desesperación. La libertad de sentir los aterra, porque los invita indirectamente a hacerse ellos cargo de sus propios sentimientos, y prefieren ignorarlos. Moralismo en lugar de realidad. Etiquetas en lugar de flujo emocional. ¿Tan difícil es aceptar que estamos sintiendo eso que estamos sintiendo, que no es más que lo que los humanos hemos sentido desde siempre, cada cual a su modo y en su tiempo?

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Francisco Villa said, on diciembre 11, 2010 at 2:36 pm

    Hillary Cinton dice que lo de Jullian Assange, es un ataque al comunidad internacional.
    Segun Galeano, la comunidad internacional es un grupo de banqueros y militares.

  2. paolo said, on diciembre 14, 2011 at 10:20 am

    que parecida forma de pensar a la mia!, habitualmente me gusta la diversidad pero en vista de que pocas veces puedo coincidir diria que estoy de acuerdo, se nos obliga a sentir cosas lo cual es mas grave que obligar a pensar, porque compromete mas y es hasta más irracional…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: