juan guillermo tejeda

EL DIA MÁS FELIZ DE MI VIDA

Posted in ESCRIBO, pillo by jgtejeda on mayo 28, 2009

Nos preparan para hacer la Primera Comunión, y tengo mucho miedo, pocas ganas de seguir adelante con esas clases instructivas. Sin embargo la fecha del evento está fijada, no puedo detener el tiempo, y por lo demás nadie me ha preguntado mi parecer. Hay unos curas que nos hablan de la Iglesia Católica, de la carne y sangre de Jesucristo, de la  pureza, del pecado venial, del pecado mortal, del infierno y la condenación, de la concupiscencia de la carne, los mandamientos de la ley de Dios, las virtudes cardinales y los vicios capitales, de los malos pensamientos, y todos estos conceptos novedosos parecen pertenecer a un ambiente tenso y peligroso que nos va envolviendo de a poco. También nos explican el sacramento de la confesión, la necesidad imperiosa de cumplir con la penitencia que nos fuere impuesta, la relevancia del sacramento de la comunión, la hostia consagrada, el sacrilegio y muchos otros tópicos que en verdad nada tienen que ver con mis inquietudes o necesidades, pero que en cambio logran llenarme de ansiedad. El bien y el mal son como un azúcar y una sal que van distribuyendo los curas a los fieles y dentro de poco, cuando la carne de Jesús haya entrado por mis labios hacia el tubo digestivo, yo perteneceré a esa comunidad, seré un fiel, quizás un pecador, o un santo.

Un mundo inmenso de vapores negros va tomando forma en mi interior, voy haciéndome parte de un amplio panorama de demonios con alas de murciélago y arcángeles iluminados, enormes, descendentes o ascendentes, una muchedumbre de personajes dolientes y de peligros para el alma humana, ambiente éste que en mi casa no existe, porque en mi departamento sencillamente no cabe todo eso y además no hay ningún crucifijo en la casa. Ni siquiera tenemos una plaquita redonda, de metal, de aquellas que ponen en las puertas las familias católicas, donde aparece Jesús que dulcemente enseña con los dedos su corazón ardiendo, chorreando sangre, iluminado y coronado de espinas, con las palabras en círculo: ¡Detente, el Corazón de Jesús está conmigo! Es como lo que se le pone a los vampiros para que no entren, aunque en este caso se trata de cualquier ser ponzoñoso, por ejemplo un maleante, un pecador, o quizás el mismo diablo con sus tentaciones y sus pecados. En mi casa jamás ha habido problema alguno con los espíritus, buenos o malos, externos o internos.

Se me aparecen en la mente con colores vivos la Virgen Santísima pisando una serpiente que le quiere morder, dicen, el calcañal, y también los mártires lapidados o crucificados en una cruz con forma de equis, o trozados sus miembros a golpe de espada y de hacha, o hirviendo desnudos en calderos de aceite hirviendo, rezando siempre a Dios mientras los torturaban, todo eso por culpa de los paganos, de los infieles y por cierto también de los ateos como mi papá que por desobedecer al Señor serán castigados y arderán para siempre en las llamas del infierno.

Mi padre irá al infierno y yo probablemente al cielo, de modo que en la vida eterna no lo voy a ver nunca más y me dará pena o vergüenza su caso, el fuego le quemará los anteojos, el bigote, las uñas, las piernas, todo, se van a derretir sus anteojos, se chamuscarán sus libros y enciclopedias y sus sábanas se convertirán en antorchas eternas, todo eso sencillamente porque él no cree en Dios. De todos modos, pienso, ¿qué culpa tiene él de no creer? Quien espontáneamente no cree no saca nada con arrodillarse e ir a Misa, hacer eso sería una impostura, sin fe no hay manera alguna de llegar al Cielo. Además mi padre agrega que él no cree en Dios pero cree en los curas, y a veces los llama frailes, se ríe de los curas gordos buenos para las comilonas, o de los curas flacos con cara de inquisidores, también los obispos lo hacen sonreír con sus gorros de alfiles y sus movimientos lentos de señora. Aunque uno esté en pecado mortal y se esté muriendo hay un instante en que cabe un acto de arrepentimiento, como un relámpago, eso se llama un acto de contrición perfecta, y con eso el alma puede salvarse, pero es difícil que mi padre haga un acto de contrición perfecta porque no está arrepentido de nada.

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. raúl salvestrini said, on mayo 28, 2009 at 8:13 pm

    Mientras se desvela que 20.000 personas en irlanda fueron abusadas por autoridades católicas y que este número sólo se suma a una interminable cuenta mundial de vejaciones llevadas a cabo por parte de los buenos hombres que han encomendado su vida al señor nuestro Dios Jesús… toda nuestra atención es enfocada a una gripe que puede matar a 3 o 4 personas al año en nuestro país… si es que…

  2. Denisse said, on mayo 29, 2009 at 2:00 pm

    Todo católico, por no haber recibido instrucción bíblica,(sólo ritos no bíblicos) adolece
    de no conocer la Verdad que proviene de Dios. (Romanos 10:2) Pero hay que ser justos, no sólo la religión católica es falsa a los ojos de Dios, sino como 3.500 mas según encuesta Gallup.
    Para muestra , un botón: El catolicismo alega que tenemos un alma inmortal. Según la
    Biblia el alma es la persona. (Génesis 2:7) (Ezequiel 18:4) y dice también..” el alma que peca, ella misma morirá” . El catolicismo dice que el cuerpo se hace polvo, pero el alma queda viva.
    ¿ Cómo puede “pecar” algo espiritual como el alma..? ¿ Y cömo podría Jesús resucitar
    a uno que está vivo? Para resucitar ,primero hay que estar muerto..!
    Los invito a leer una explicación mas detallada en: http://mx.geocities.com/sendasegura/ vea enlace nº 33.-

  3. pergoblog said, on junio 10, 2009 at 3:59 pm

    Cuánto lastre, Dios!
    – – – – – –
    Has vuelto!

  4. Enrique said, on junio 10, 2009 at 6:22 pm

    La iglesia Católica que se dice formalmente monoteísta, en la práctica es una religión muy politeísta, que administra un panteón de diversos dioses mañosamente escondidos detrás de otras denominaciones.
    Primero está el Dios Padre creador del mundo (el Dios realmente monoteísta judío), pero a él se agrega el Dios hijo (Jesús divinizado por ahí por el siglo III), para que decir de la llamada Virgen María (diosa en la práctica tanto o más poderosa que Jesús), luego está una hueste enorme dioses menores llamados Santos, con poderes para modificar el devenir de la vida si se les pide y finalmente están los Ángeles, dioses en la práctica muy parecidos a los Santos, pero poco usados por resultar demasiado etéreos.
    Dado que la vida de todos está sometida a las leyes de la suerte y de las probabilidades, la posibilidad de suponer un acceso mágico a favores divinos que “tuerzan” la vida a nuestro favor, mantienen la vigencia tanto de la Iglesia Católica, como de todas las instituciones religiosas del mundo, como entidad intermediaria con estas divinidades, a pesar de la ciencia.
    Para obtener los “favores divinos” hay que creer y pedir “con fe”. Si el resultado tras los rezos es el deseado, la Iglesia dice que Dios o la Virgen o el Santo escucharon y se produjo “el milagro”. Si el rezo no funciona es “porque Dios nos está probando en la fe”. NUNCA PIERDE.

  5. Román Olivares said, on junio 17, 2009 at 3:16 pm

    Nacido en medio del campo, en Salamanca, a mí no me quedaba otra que nacer católico. Bueno, creo que me convertí (me convirtieron) en católico un poco después, en el bautizo, no lo tengo muy claro. Años después, por un descuido de mi buena madre creo que me pasé en la edad donde los jóvenes católicos hacen la primera comunión, así que hice dos años intensivos de primera comunión-confirmación, un pack todo-en-uno. Ya era, un poco a la rápida, un católico hecho y derecho. Recuerdo que la idea más horrorosa que se formaba en mi mente era precisamente la idea de la vida eterna en el cielo, imaginarme en chaleco viviendo en unos prados verdes recogiendo frutas por los siglos de los siglos, me causaba pánico, no sé por qué. E ir a la iglesia todos los domingos, me lateaba infinitamente. Menos mal que a mi madre parece que también le lateaba, porque no íbamos todos los domingos y llegado a cierta edad, no fuimos más excepto por ocasiones especiales como Semana Santa o cuando se moría alguien. Creo que ahí ya estaba empezando a sospechar que algo olía mal. Mi mejor amigo el Emilio, jamás tuvo que hacer primera comunión ni nada, sus padres parece que no estaban ni ahí con Dios, y yo lo envidiaba, para qué voy a estar con cosas. Pero yo todavía le tenía miedo a Dios, si se enojaba por andar viendo revistas cochinas o por decir malas palabras. Ya en la adolescencia, creo que ya no me declaraba católico si me preguntaban. Es que claramente habían cosas que no encajaban ¿Por qué comer carnes rojas era pecado en Viernes santo y comerse a los pobres pescados estaba OK con Dios? ¿No sangraban acaso los pescados?

    Mi desligamiento fue lento y sobre todo, silencioso, jamás le dije a mi madre que yo ya no estaba creyendo las mismas cosas que ella, ni creo que aún hoy, hemos hablado con profundidad ese tema. Es que mi familia materna, media derechista-pinochetista, jamás les dio por andar hablando las cosas que sentían, habrase visto. Los amo a pesar de eso. Creo que llegué ya a la Universidad como anti-católico, rockero, anarquista, de todo. Pero aún así, el primer año todavía me decia para mis adentros “Por favor diosito ayúdame a pasar este ramo”. No me ayudó. Cuando dije verdaderamente “CHAO DIOS” debe de haber sido hace poco, quizá un par de años. Sencillamente ya era insostenible. El universo tan vasto, tan hermoso, el Planeta Tierra y sus animales, plantas, mares y selvas, todo eso tan lindo era un mero escenario para que Dios se preocupara de andar anotando si nos portábamos “bien” o “mal” y no sé por qué era especialmente severo con los homosexuales y fumadores de cosas extrañas. No, aquí me bajo señor micrero, chao nomás, me saludan al San Pedro.

    Desde ese día, parafraseando a nando, la vida nunca fue tan hermosa.

    Gracias don Tex, por darme un espacio para el desahogo.
    Román.

  6. Román Olivares said, on junio 17, 2009 at 3:22 pm

    (escribí tantas veces “creo”, Dios aún no me deja!)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: