juan guillermo tejeda

EL REGALÓN DE LA PROVINCIA

Posted in normal by jgtejeda on enero 11, 2009

car10 car13

hoy en www.lun.cl ________Con la tercera edición, el mítico Glosario del Amor Chileno de Radomiro Spotorno conquista, al cumplir veinte años, una espléndida madurez. En un formato cuadrado, sagazmente embellecido por los dibujos del gran Titi Gana, el libro pone a la vista algo de lo que somos, un poco de lo que como chilenos hemos ido tejiendo y destejiendo cada día al calor de los deseos sexuales locales. Y es que no es lo mismo follar que apalear el loco o echar un patricio o hacer un foqui-foqui o ponerle carne a la empanada.

El lenguaje tiene la virtud de engalanar o caracterizar vivamente o sumir en la oscuridad nuestras acciones. Pareciera existir una mente nacional difusa y anónima que se encarga de mantener al día, celosamente, estas curiosas locuciones. Así, en lo que a dietas se refiere, nos enseña el Glosario que la dieta de Andrés es un polvo al derecho y otro al revés, o que la dieta de la iguana es la misma del lagarto pero con más ganas, y así siguen otras veintidós.

Uno ignora por qué caminos llega el gracejo popular a poner en circulación expresiones tan brillantes y complejas como “servírsela a la ostra”, “sacarle la bufanda al cóndor” o  “trancar los porotos”, a la que Spotorno no duda en calificar de metáfora de gran expresividad. El autor anota, cuando la tiene, la filiación de cada vocablo, asignando unas al mapudungun, otras al infatigable Rumpy, otras a la cultura pop, y así sucesivamente.

El despiece anatómico da vida a algunos capítulos de este diccionario. Por ejemplo el sexto, dedicado al aparato amatorio masculino, nos ilustra respecto de más de doscientas acepciones referentes al miembro viril, entre las que se cuentan algunas tan poéticas como la trutruca, el tonto de goma, el tilín, el loly, el regalón de la provincia,  el sin orejas, el medidor de aceite o el cariñosito.

También se nos cuenta -por ejemplo- qué está pasando cuando una mujer anda con la bandera japonesa. O por qué razón expresiones tan rotundas como chanchera, boca de chomba o bistec con flecos vienen a significar, cada una con su particular énfasis, aquello que las hembras guardan celosa y tibiamente entre las piernas. El autor requiere de más de veinte apretadas líneas para describir las diversas acepciones y reverberaciones contenidas en la castiza palabra “cueva”.

Es preciso saludar el amor patriótico y la tenacidad lingüística de Spotorno y su pandilla al brindarnos esta herramienta de goce cultural y de acercamiento a los pueblos del mundo. Los seres humanos de diversas razas y condiciones compartimos, finalmente, un mismo interés por los asuntos venéreos, y necesitamos nombrarlos, hacerles un espacio en el flujo interminable de las palabras. En fin, en el Glosario nos esperan el chico Humberto, la tía Carlina, el Capitán Mañunga y otros entrañables personajes.

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. marcek said, on marzo 25, 2009 at 12:12 pm

    Hola Guillermo! buenas tus publicaciones, felicitaciones
    quisiera comunicarme con tigo si me puedes manadar un e-mail?
    muchos cariños
    marcek


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: