juan guillermo tejeda

EL COLESTEROL DEL VIEJO PASCUERO

Posted in ESCRIBO by jgtejeda on diciembre 15, 2008

vintage-santa

(aparecido ayer en http://www.lun.cl) ________________Con sentimientos encontrados recibimos este año, otra vez, al Viejo Pascuero. Como es de público conocimiento, se trata de un señor de la tercera edad, que manifiesta un interés exclusivo por los niños, lo que en estos tiempos y según lo que vamos viendo, puede resultar inquietante. El hombre se ríe mucho diciendo “jo, jo, jo” y muestra síntomas de obesidad mórbida. Según la Organización Mundial de la Salud, la obesidad es un flagelo. El Viejo, que es previo a estas novedades, sigue alimentándose de bebidas alcohólicas y pan de pascua, que según un estudio contiene altas dosis de grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas, muy dañinas. Exhibe, además, unas mejillas demasiado rojas, y seguro que si es chequeado por especialistas arrojará cuadros de hipertensión, alto colesterol o alcohol en la sangre. Cuesta creer que se le considere un ejemplo, una figura a imitar por los niños.

Quizás convendría analizar la posibilidad de un Viejo Pascuero vegetariano. O podríamos pensar en alguien de menor edad, más ágil. Está, también, el aspecto racial. ¿Por qué tiene que ser anglosajón y no por ejemplo coreano o pascuense o haitiano? ¿Cómo sería un Viejo Pascuero de tonos cobrizos, mandíbula lampiña y pelo negro? Respecto al género, los criterios de paridad sugieren que podemos comenzar a pensar ya en una Vieja Pascuera.

Al Viejo Pascuero se le cree descendiente o derivado de un santo medieval, san Nicolás, aficionado también a las reparticiones. Otros apuestan por leyendas de origen nórdico y prefieren denominar Santa Claus o Papa Noel al personaje. Lo que ha llegado a Chile, finalmente, es un modelo híbrido, con el traje más fino y veraniego. Al menos eso es lo que vemos en las calles. Y es que el Viejo Pascuero, aunque sea uno solo, se las arregla para visitar en una sola noche millones de hogares con o sin chimenea, y durante las semanas previas pasea por la ciudad en diversos formatos, a veces pagado por las grandes tiendas, otras formando parte de programas municipales de empleo temporal.

También es posible ver, en imágenes digitales, a jovencitas pascueras derramando sus encantos naturales en vestuario rojo y blanco, con gorrito, en ambientes navideños de celebración. Otros datos confirman que el 20% de las mujeres ha tenido fantasías eróticas secretas con el Viejo Pascuero, y que hasta un 6% de los varones ha emprendido animosamente sus deberes copulativos vistiendo o desvistiendo su traje.

Lo maravilloso es que, aunque los tiempos hayan cambiado -cambian siempre- y deba soportar miradas impacientes, el personaje resiste. Pese a la globalización y al descreimiento de niños y grandes respecto de todo lo que la vida nos trae, el Viejo Pascuero sigue adelante con su trineo, con su gruesa figura en color rojo, dejando a su paso nocturno un alegre “jo, jo, jo” comercial y navideño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: