juan guillermo tejeda

GALLETAS MALSANAS, QUESITOS ENVENENADOS

Posted in ocurrencias by jgtejeda on noviembre 28, 2008

image19

(POR JGT, HOY EN TERRA.CL) Están muriendo personas a causa de la bacteria Listeria monocytogenes, que ataca, según se sospecha, desde los quesos brie de la marca Chevrita, y es especialmente peligrosa en casos de organismos más débiles, como los de niños, ancianos o algunos pacientes. La empresa Chevrita pertenece en un 26% a Fundación Chile y en un 74% a Lescure Bougon, una unión de cooperativas agrícolas productores de leche del Sur de Francia, que opera en ese país desde hace unos doscientos años. El gerente general es don Denis Lebret, y Carolina Quintana es quien desde el laboratorio se encarga del control de calidad. Todos estos datos aparecen de modo transparente en el sitio web de la empresa.

Lo cierto es que las autoridades sanitarias no cuentan aún con evidencias en este caso: sólo tienen algunos datos que apuntan al ahora maltrecho queso Chevrita, faltando aún elementos para hacerse un juicio categórico. Entretanto las autoridades del Instituto de Salud Pública han advertido a la población respecto a tener cuidado con los quesos, los jamones y los salmones ahumados, ya que son productos que pasan por cadenas de frío.

No sabe uno en qué se traduce aquello de tener cuidado. ¿No comer jamón pero sí mortadela? ¿Abstenerse de todo embutido? ¿Alejarse del salmón? ¿Evitar los aperitivos? Hay certeza, sin embargo, de que en el mentado Instituto de Salud Pública no existe ningún plan organizado para enfrentar el tema de esta bacteria asesina. Es ahora cuando todos anhelamos contar con un ministerio de salud con mucho personal, técnicamente al día y provisto de los recursos necesarios para investigar, regular y sancionar, y con un organismo capaz de elaborar programas para el seguimiento de todo alimento que nos amenace. Pero estamos a años luz de ello. No hay que olvidar que, en el precario imaginario nacional, los ministerios son lo peor, todo lo que sea público debe contar con un presupuesto siempre inferior a sus reales necesidades, y el estado, finalmente, tiene que disminuirse hasta -ojalá- desaparecer.

Lo de que el estado debe desaparecer se dice siempre en abstracto. Pero cuando necesitamos un carabinero, o estamos esperando pasar una aduana o buscamos, como en este caso, algunas seguridades mínimas en temas de salud, exigimos, muy enojados, estar protegidos por un aparato estatal bien provisto. Sin embargo, seamos francos: el sistema público de salud chileno..MÁS EN TERRA.CL>>>>>>>>>>>>>>>>>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: