juan guillermo tejeda

PALTA REINA 13: GOMBROWICZ

Posted in cotidiano by jgtejeda on noviembre 26, 2008

gom44

En la Feria del Libro, hace unos días, me hago por 4 mil pesos del primer volumen de los Diarios de Witold Gombrowicz. Excelente edición de Alianza traducida directamente del polaco. Gombrowicz, hijo de terratenientes, se dedica a la literatura obteniendo algún reconocimiento y a los 35 años recibe una invitación para visitar Buenos Aires. Al llegar el barco a puerto se entera de que se ha desatado la segunda guerra mundial. Se queda en Argentina por más de dos décadas, en  condiciones siempre precarias, sin saber comportarse como el exiliado de lujo que se le presume. A los dieciséis años de vivir allí cuenta:

Aullidos de sirenas, pitidos, fuegos artificiales, descorchar de botellas y el vasto murmullo de una gran ciudad en gran agitación. En este instante hace su entrada el año nuevo, 1955. Camino por la calle Corrientes, solo y desesperado.

Durante su vida Gombrowicz es (para decirlo mediante contrastes)  un escritor que se lleva mal con los escritores, un polaco que no regresará a su tierra natal pese a devorar semanalmente las noticias de su país, un turbio sexual que decía no tener vida sexual, un bonaerense que detesta a Borges y a las multimillonarias hermanitas Ocampo editoras de la revista SUR (una de las cuales era casada con Bioy Casares), un empleado de banco sin ninguna convicción de empleado, un noble obligado a vivir entre plebeyos, un solitario desesperado de su propia soledad. Le fastidian, como a muchos europeos, las pretensiones de los intelectuales argentinos de formar parte de la cultura europea. Gombrowicz prefiere vagar por los barrios bajos, quedarse con lo natural, con lo simple, con lo no construido.

Prefiero al Chopin que me llega desde una ventana que al Chopin con todo el oropel de una sala de conciertos, escribe al contar una velada en el Teatro Colón. Y sobre Argentina (en un párrafo que pudiera haber sido sobre Chile):

Por otra parte, no se debería hablar de las obras maestras, porque en Argentina esta palabra está fuera de lugar; aquí no hay obras maestras, hay solamente obras, aquí la belleza no es nada anormal, sino que es precisamente la encarnación de la buena salud y del desarrollo medio, es el triunfo de la materia y no la revelación de Dios…. Argentina es un país de forma precoz y fácil, por aquí se ven poco esos dolores, caídas, suciedades, tormentos que sólo acompañan a la forma que se perfecciona poco a poco y con esfuerzo… ¿Qué es la Argentina? ¿Es una masa que todavía no ha llegado a ser un pastel, es sencillamente algo que no tiene una forma definitiva, o bien es una protesta contra la mecanización del espírtitu, un gesto de desgana o indiferencia de un hombre que aleja de sí mismo la acumulación automática, la inteligencia demasiado inteligente, la belleza demasiado bella, la moralidad demasiado moral?

Un lujo de escritura (en algunas de sus novelas se hace demasiado retorcida) que en los Diarios mantiene esa frescura y vigor de los espíritus libres que están en contra de todo quizá porque aman demasiado la vida, y que viven prisioneros de su propia realidad porque no admiten ser esclavos de nada.

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. alberto said, on noviembre 29, 2008 at 5:00 pm

    Me sorprende Sr Tejeda que Ud. escriba cosas tan tremendamente interesantes para mi. Ojalá deje usted de escribir después que yo deje de leer. Alberto


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: