juan guillermo tejeda

PENSAMIENTO LUMPEN

Posted in enredillo by jgtejeda on noviembre 17, 2008

ventanaoscura

No es sólo debido a algunas polémicas en las que he participado últimamente. Se me aparece una y otra vez la idea de un pensamiento lumpen, que es algo de lo más moderno. No sé si ha existido siempre, o si es cosa de estos tiempos. Se trata de una mirada hacia el mundo que se apoya por un lado en una crítica digamos “izquierdista” del sistema (los del poder son todos unos mierdas, unos sinvergüenzas, unos corruptos) y por otro en un desprecio a la humanidad de los demás (hay que castrarlos, expulsarlos, terminar con ellos) de tipo fascista. Es el diagnóstico antes del síntoma, la conclusión previa a cualquier argumento. Se trata de esa sabiduría acumulada que, como decía Burke, son los prejuicios: por algo será que las suegras prefieren que el yerno no sea de clase social baja, ni de piel demasiado morena, ni extranjero raro, en fin. Creo que hay un par de libros que estudian la moda actual de no tener ideas, de no pensar, de no pronunciarse, de estar fuera del sistema. Fuera del sistema… pero mamando de él. Contra los políticos… pero que se preocupen ellos de reglamentar la vida. Escépticos respecto de todo… pero confiados en que la democracia, el mercado, la libertad de expresión, la tecnología, etc., proveerán de lo necesario para vivir agradablemente. El lumpen no opina, está distraído o si no se enfurece. No contraargumenta, insulta. Y cuanto más breve el denuesto, mejor. El pensamiento lumpen es militantemente pesimista: todo empeorará. Ya que los demás son unos crápulas, seámoslos nosotros antes que ellos, y en mayor medida. Se trata de estar en contra de cualquier tipo de actitud misionera o redentora o apostólica. Odiar la paciencia, despreciar el contexto. Es una lógica que se asienta en convicciones, no en deducciones. Un tipo de pensamiento elegante, olímpico, despreciativo, destructivo, glamoroso, veloz, seductor, ocurrente, orgánico, instintivo, gregario. Y sobre todo, que no se hace cargo de sus propios dichos, ni de los hechos que de allí se derivan, ni menos aún de las consecuencias lejanas de todo ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: