juan guillermo tejeda

MITOLOGÍA AUSENTE

Posted in pillo by jgtejeda on septiembre 18, 2008

El mito clásico -la mitología, las historias paganas de dioses- permitía el libre flujo de relatos que hoy fluyen poco, o de manera incómoda. La figura de Afrodita, diosa de la voluptuosidad sexual y el florecimiento, nacida de la espuma seminal de Urano, o de Príapo, dios menor de la fertilidad, de miembro enorme y figura poco elegante, o las historias de Edipo que se va a la cama con mamá y mata a papá, o de Atenea la diosa inteligente pero nacida no de ayuntamiento carnal sino de un golpe en el cráneo de Zeus lo que la condena a ser solitaria y frígida, etc., todos estos relatos permiten a los antiguos estar de visita por las zonas menos claras de la naturaleza humana. Los relatos que hoy se puedan hacer sobre un personaje que mata al padre y se va a la cama con la madre, o sobre una hembra que piensa continuamente en ser penetrada, o sobre un dios que vive exclusivamente -como Ares- para el combate, los huesos rotos y la sangre humana, son relatos que mandan al autor y a su audiencia al psicoanalista. El mito ha quedado truncado, y la oscura mente de los humanos vaga, en su periferia, por zonas que son socialmente consideradas enfermedad, o delito, o error, y no -como en la época clásica- mitología. Nuestra cultura tiende a catalogar y excluir más que a incluir o comprender. Hay algunas excepciones, por cierto, como Agatha Christie, que envuelta en ropas de dama tradicional británica se pasea alegremente por un sórdido paisaje de envenenadores y asesinos seriales, o las películas norteamericanas de acción sangrienta: trozos dispersos del mito, esa substancia que es parte de nuestra humanidad.

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Samuel Padilla said, on septiembre 18, 2008 at 2:54 pm

    Tienes razón, el mito clásico es un mensaje oculto que tiene que ser interprestado; de lo contrario pueden “mandar a la audiencia al psicoanalista”. Lamentablemente ese psicoanalista, quizás, ni él mismo entiende ni puede descifrar el enigma. Tomemos, por ejemplo, a ese mismo desgraciado, a Edipo, quien se casa con su misma madre y mata al padre; eso en la tragedia de Sófocles. !Pero en la tragedia de Eurípides, éste mata a la madre para vengar la muerte del padre! ?Qué fuerzas mueven a estos personajes de la tragedia, uno a matar al padre, mientras que el otro mata a su madre? En la confesión que Edipo, al final de la obra, le hace a su esposa y madre a la vez, éste le confiesa, que estando en un banquete, un borracho mirando a su copa de vino le dijo que él no era el verdadero hijo de sus actuales padres. “Desde ese momento en adelante, le dijo Edipo a Jocasta, su esposa-madre, la cosa comenzó a molestarme en el corazón; y se fue a consultar al Oráculo, donde le dijo que mataría a su padre y se casaría con su madre, pero no le puso mucha atención y se fue sin saber hacia dónde iba. A mi entender, creo que aquí está la respuesta. Es el elemento Dionisiaco, Dionisio, el dios del vino, de la borrachera, del éxtasis y la libertad sin límites. Es en este estado dionisiaco que el hombre siente y
    quiere experimentar nuevos rumbos, nuevas experiencias, pero por sí mismo. Es la condición de “Baco” que lleva a las Bacantes a celebrar con el vino y la carne de un animal sacrificado. Es la condición de Dionisio, “el seductor de larga cabellera que ondula al aire”. Fue allí, en el banquete, que el trágico Edipo recibe aquella oscura insinuación de que él no era el verdadero hijo de sus actuales padres. Es un conocimiento ambiguo, como aquel otro: “conque Dios ha dicho no comas de ningún árbol? Aquella insinucación fue como una gota de veneno que le nubló el entendimiento y le turbó la razón y lo llevó a cometer parricidio y el infame incesto. Oreste no, el Oreste de Eurípides mata a su propia madre, para vengar la muerte de su padre, obedeciendo, con todo el conocimiento, el mandato del dios Apolo. “Fue por mandato del dios Apolo que yo maté a mi madre”, se lamentaba Oreste. – (Es hora de soplar el polvo que cubre estas exquisistas enseñanzas y así conocer un poco más sobre esos “trozos dispersos del mito, de esa sustancia que es parte de nuestra humanidad”.

  2. mitologica full said, on septiembre 20, 2008 at 12:25 pm

    oe enqentro ezto full blkn


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: