juan guillermo tejeda

DIARIO DE UN PROFESOR: CLASE

Posted in profesor by jgtejeda on septiembre 9, 2008

Doy una clase acerca de intervenciones visuales en el espacio público. Preparo el material en tres o cuatro sesiones de varias horas cada una, y al final no parece que haya tanto esfuerzo en mi presentación. Trato de mirar mis libros de historia del arte desde la prehistoria hasta el imperio romano con ojos de graffitero, o de artista callejero moderno. Los bisontes de Altamira parecen ser graffitis, los mosaicos romanos de Corinto son modalidades gráficas de los suelos, las estatuas de Augusto piezas visuales de una estrategia corporativa, etc. Quiero saber los detalles de cada imagen, no sea cosa que algún estudiante avispado me pida fechas, o lugares, o técnicas, etc. Finalmente doy la clase, debe haber unos 8 o 10 estudiantes de un total de 30. No logro proyectar en la pared las imágenes porque en la escuela no hay disponible ningún data-show (así se llaman los prpoyectores), están todos estropeados o prestados, me dicen. Así es que me las arreglo con un laptop que me dejan amistosamente, o mostrando las láminas de los libros que llevo a la clase. Hablo y salvo un par de intervenciones de un ayudante, sólo veo ojos escrutadores y bocas silenciosas. En las aulas reina siempre la prudencia. Nadie manifiesta duda o inquietud alguna mientras paso alegremente por los toros alados asirios, los relieves de Luxor, las cerámicas persas y los frisos del Partenón. Logro que la clase dure más de una hora, no creo que se hayan aburrido, aunque me quedo con una sensación de hablar a las paredes. Me informan los ayudantes, a mi pregunta, que la clase no estuvo mal, y que quizá sería interesante hacer más con nuevas etapas, por ejemplo medioevo y renacimiento. No sé, algo me huele raro en esto, pero sigo adelante y me preparo para seguir recogiendo imágenes.

Tagged with: , ,

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Cecilia said, on septiembre 9, 2008 at 3:28 pm

    Me parece magistral el comenario reflexivo que realiza a la clase que preaparó y como un profesor enfrenta la realidad de no contar con los medios para llevarla a cabo, más interesante aún me parece el silencio de los y las estudiantes, tal vez sea porque las instituciones escolares en general, escuchan poco a los jóvenes, se espera que en aulas reine el silencio y que todos (as) parezcan que entienen. Cómo me dijo una estudiante de tercero medio, si uno pregunta es tonto… entonces el curso es tonto… Cómo podría saber un docente que está pensando un (a) estudiante si no genera espacios para el diálogo y la discusión de ideas, aunque éstas sean controversiales, parece que la asimtría en el aula entre profesores y estudiantes ha aumentado. Será bueno que los estudiantes piensen y expresen eso que piensan o algo peligroso…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: