juan guillermo tejeda

OLD

Posted in normal by jgtejeda on agosto 13, 2008

Mañana de trámites para indagar mi situación previsional. Aunque no me guste, a los 61 debo pensar ya en la jubilación, y eso que hay mañanas en que amanezco de 51 o de 41 o de 21, o de 1… De tal manera que llego a hablar con una amable señora del INP, y me acompaña mi asesora previsional, la diosa Minerva. Veo mi hoja de ruta laboral a través de instancias tan herméticas como Canaempu, Empart, Seguridad Social española y otras. Hay lagunas, carencias, falta de astucia. Pero también existen posibilidades. Yo me imagino ya jubilado, que es como que te quiten el caballo y los zapatos y te dejen por ahí lamiéndote las encías sin dientes. A la salida nos despedimos de un beso con la asesora y deambulo por Providencia, un barrio que conoció esplendores en los setenta y por eso me recuerda mucho a la dictadura. Vitrineo por las tiendas buscando un reloj despertador, que se me ha roto, y no es fácil encontrarlo, todo me parece feo. Reparo en varias tiendas donde seguramente me gastaré aquella esquiva jubilación, en el caso de que la reciba: la Casa del Enfermo, Todo para el Enfermo, etc., o sea muletas, sillitas de rueda de diversos modelos, chatas, vendas, apósitos, un mall de la decadencia personal. (foto de Ferminet, en flickr y con las debidas licencias)

Tagged with: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: