juan guillermo tejeda

PALTA REINA 9: ERRORES

Posted in cotidiano by jgtejeda on julio 10, 2008

Ha dicho el diputado Kast “Al menos la UDI reconoce sus errores”. Se refiere sin duda al tema de irregularidades encontradas en un municipio gobernado por ese partido, y quizá tenga razón en eso. Pero afirmar que la UDI -o la derecha- reconoce sus errores es una audacia. Una característica central de nuestras clases altas es la de nacer, educarse, vivir y morir dentro de recintos cerrados donde hay un termostato de espacios hogareños, apellidos, periódicos, colegios, barrios, universidades, lugares de verano, estilos arquitectónicos, modos de llevar el pelo, frases recurrentes, diversiones e incluso algunos chistes. Viajes, lecturas, películas o internet son inútiles como estímulos hacia la diversidad en quienes prefieren siempre lo conocido, lo de siempre. Dentro de esos contextos cerrados en que viven sin duda que cometen pocos errores, casi ninguno, y quizá los reconocen, aunque en ese tibio mundo de seres iguales unos a otros no hay mucho ante quién. Si vamos un poco más lejos de Vitacura, el Club de Golf y los apellidos de toda la vida constataremos que esos seres, que deben sumar en total medio millón, habitan un espacio y un tiempo con 16 millones más de compatriotas a los que simplemente no perciben. Lo que hay alrededor de la burbuja UDI es una masa grisácea y periférica. En esa masa viven los deudos de los desaparecidos, la gente que paga mucho por una educación privada y mala, los especímenes carentes de ojos azules, los intelectuales que se inquietan por el devenir del mundo, los jóvenes salvajes que desean fornicar y meterse sustancias en el cuerpo antes de cumplir los 18, las señoras desgreñadas que deambulan por los hospitales públicos, y aquella masa pobretona se debate entre el resentimiento y el arribismo, no queda otra. En fin, si tomamos en cuenta la totalidad de ese espacio, y el espacio global del mundo, la UDI nos queda como un corpúsculo, una anomalía, un error imperdonable que ha cometido a su vez demasiados errores. Sin embargo dentro del contexto minimalista que habitan las clases altas no hay disonancias ni ruidos, no hay injusticias ni abusos ni muertes violentas ni asfixias comunicacionales, en ese mundo insonorizado no hay error ni duda ni miradas de asombro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: