juan guillermo tejeda

MACK THE KNIFE

Posted in ESCRIBO by jgtejeda on junio 5, 2008

Se pone de moda entre la juventud del Reino Unido andar con un cuchillo, una cortaplumas, en fin, algún elemento cortopunzante. Muchos lo ven como algo práctico, o como un modo de ir más seguro por la calle. El Primer Ministro pretende convertir en delito el porte de cuchillos para adolescentes de 16 a 18 años, lo que implica problemas policiales y probablemente cárcel para quien tenga en el bolsillo desde una cortaplumas hasta un corvo. En fin, no se trata de lo que haga uno con la navaja, sino de la navaja misma. Recuerda esta mirada a la de la posesión o consumo de drogas, que es delito independiente del mal que se haga a otros. El problema es que, igual que con las drogas, se mezcla en el tema un asunto de glamour. En un mundo donde vagamos desarmados a merced de delincuentes, conductores que pueden echarnos el vehículo encima, terroristas decididosa hacer explotar un vagón de metro, etc., llevar un cuchillo es un símbolo de resistencia, de plante personal. Es un poco el sentido de la National Rifle Association que presidía Charlton Heston, el derecho individual a portar armas que se remonta a tiempos de Cromwell. Un cuchillo es, diría además el doctor Freud, un elemento fálico. Los británicos son quienes poseen más extensión del país vigilada por cámaras de seguridad. Estas medidas disuasivas hacen a la ciudad más segura, pero licúan la sangre de las personas, y uno los ve a todos demasiado pálidos. No es posible extirpar el mal del mundo porque nos vamos convirtiendo en prisioneros de la bondad: la violencia puede ser también legal, o actuar de manera pasiva. La agresividad es una parte central de los seres humanos, una herramienta para sobrevivir. Lo que la cultura y la política hacen es manejar estas fuerzas, prohibiendo algunos comportamientos pero sobre todo combinándolos de manera no destructiva. ¿Será pronto un delito llevar un palo o un fierro en las manos, o un tenedor, o un frasquito con gel, o una caja de fósforos, o una piedra, como ocurre ya en los aviones? ¿Y si prohibimos de frentón circular con el alma (siempre tentada por ideas dañinas) dentro del cuerpo? Foto: un anucio glamoroso de Dolce & Gabanna con modelos armados con cuchillos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: