juan guillermo tejeda

EXORCISTA

Posted in normal by jgtejeda on mayo 10, 2008

Quien necesite un exorcista puede recurrir al Padre Fortea, cura de sotana, que es uno de los cinco técnicos de esta especialidad que hay en España. Fortea ofrece un sitio con su biografía (se descarga lento), algunas entrevistas, sermones, muestras de caligrafía y también un blog, donde hay mucho dibujo de los Simpsons. Así es su presentación: José Antonio Fortea Cucurull ( Barbastro, España, 1968 ) es sacerdote y teólogo especializado en demonología. Cursó sus estudios de Teología para el sacerdocio en la Universidad de Navarra. Se licenció en la especialidad de Historia de la Iglesia en la Facultad de Teología de Comillas. Pertenece al presbiterio de la diócesis de Alcalá de Henares (Madrid). En 1998 defendió su tesis de licenciatura “El exorcismo en la época actual” dirigida por el secretario de la Comisión para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española. En octubre de 2001 fue nombrado arcipreste.  En su sitio también se puede apreciar una foto del sacerdote cuando novicio en Viena acompañado de otros jóvenes de rostros inquietantes.

De una entrevista que le hicieron y publica él mismo en su sitio web:

Nos entrevistamos en la casa del reverendo José Antonio Fortea. El entorno de este coloquio es su salón, que es un salón a medio camino entre lo medieval y lo renacentista. Está en el centro de Alcalá de Henares (Madrid) y, no obstante, a pesar de estar situado en medio de un piso de viviendas, parece un pedazo de monasterio. Su gusto por el arte es evidente, los libros parecen llenarlo todo, relojes de arena, su atril… Me dispongo a comenzar las preguntas. Nos sentamos en los cómodos sillones granate de su salón de estar.

Tengo delante a una persona vestida de sotana que es sacerdote, párroco, arcipreste, teólogo, licenciado en Historia de la Iglesia, demonólogo, latinista y escritor de varios libros.

-Lo primero de todo quiero preguntarle, ¿por qué se hizo sacerdote?

-Pues mire le voy a ser franco, no me hacía ninguna gracia el sacerdocio. O mejor dicho, el ser sacerdote. Si otros querían serlo, allá ellos. Pero yo me quería casar, tener hijos, disfrutar de la vida, vivir bien y ganar todo el dinero posible.

-No veo que tuviera un sentimento muy solidario de la vida.

-Para nada, efectivamente, era un epicureo. Mi padre, que en paz descanse, era empresario y yo quería continuar la tradición de la familia. Como abogado.

-¿Qué sucedió, pues?

-Entonces vino Dios y me puso en la mente la idea de que quizá me estaba llamando El para el sacerdocio. La idea no me hizo ninguna gracia, pero al final tampoco era cuestión de decir que no a Dios. 

Tagged with: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: