juan guillermo tejeda

TODOTERRENO: LOS PINGÜINOS DEL 68

Posted in ocurrencias by jgtejeda on abril 23, 2008


PUBLICADO HOY EN LA SECCIÓN CULTURA DE LAS ÚLTIMAS NOTICIAS. En mayo de 1968, hace cuarenta años, se inventó súbitamente lo que hoy entendemos por juventud. El largo del pelo, la corbata obligatoria para ellos y la falda escocesa para ellas, la virginidad adolescente, el quedarse callado cuando un adulto sentenciaba alguna cosa, la enseñanza escolar y universitaria militarizada, la obligatoriedad de ser todos versiones de un mismo molde conservador, los abusos de la policía en contra de las minorías, el trabajo como martirio, todo ello saltó en pedazos primero en París y luego, como un inexplicable reguero, en Praga, en Alemania, en Italia, en México, en Chile. Eran los tiempos de la guerra de Vietnam y de la Cortina de Hierro.

Pero no fueron esa vez los partidos políticos o los obreros los que encabezaban la rebelión, sino que, un poco como los pingüinos que hemos tenido aquí, en el motor de la revuelta estuvieron los jóvenes, especialmente los universitarios.

El “movimiento”, como se le llamó inicialmente, tuvo un aire glamoroso. Los jóvenes querían ante todo recuperar sus cuerpos, secuestrados por las instituciones. Aparecían en el horizonte la marihuana, el amor libre, los Rolling Stones y los Beatles, la minifalda, la estética colorida en contra del gris de los adultos y el negro de los viejos. Fue el primer relámpago de aparición de movimientos o tribus urbanas, algunos de los cuales son hoy parte del paisaje: los panteras negras, las comunas, los hippies, los colectivos gay, las mujeres liberacionistas, los ecologistas, los grafiteros.

Mayo del 68 fue la puesta en valor de la creatividad y del placer. “En los exámenes, responda con preguntas”, decían las paredes, o bien “Prohibido prohibir”. En Chile, ese aire entró con fuerza, provocando el movimiento de reforma universitaria y generando un ambiente de pululación cultural que tomó los caminos del poncho y el charango, o del desnudo teatral, o de la escritura a la norteamericana, gran parte de lo cual convergería finalmente en el allendismo y su fatal cruzada.

Mucho se habla del fracaso del espíritu de mayo del 68, y es verdad que hubo una amplia reacción conservadora. Algunas de las tribus sesentaiocheras degeneraron en células terroristas como la Baader Meinhof en Alemania. Pero en el conjunto de lo ocurrido podemos decir que todo lo que los jóvenes del 68 pedían se consiguió y es parte de la cultura más liberal que hay en la actualidad respecto a los temas de la autonomía juvenil, de la vida sexual, del manejo de las indumentarias y de la imaginación como una parte central y no exótica de la vida. Y, por qué no decirlo, se constituyó desde entonces un amplio mercado o espacio de servicios y productos –zapatillas, mochilas, universidades, películas, juegos, series de televisión, revistas, computadores, viajes, hostales, cómics, pisos compartidos– destinados a esos seres que antes del 68 parecían no existir. JUAN GUILLERMO TEJEDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: